Foto Referencial
Picture showing young woman in the bathroom

Las pequeñas arrugas que se forman en los extremos de los ojos, conocida popularmente como las patas de gallo, no se eliminan del todo cuando ya se encuentran presente, pero pueden atenuarse, reducirse o suavizarse con la ayuda de una buena humectación y nutrición facial y para ello existen remedios caseros que son muy eficaz, que también pueden emplearse para aminorar su aparición.

Entre los productos naturales recomendados se encuentran los siguientes:

1. Aloe vera

Conocida también con el nombre de ‘sábila’, es una planta con excelente propiedades antioxidantes y antienvejecimiento, contiene vitaminas y minerales que ayudan a hidratar, nutrir y reafirmar la piel. Su gel penetra las capas más profundas de la piel, lo que permite que sus nutrientes eliminan la sequedad existente.

Además inhibe la actuación de los radicales libres, responsable en gran parte de la aparición de los signos de envejecimiento, igualmente, ayuda con el aumento del colágeno y elastina en la dermis. Para ayudar a combatir las patas de gallo, extrae la pulpa de la hoja y aplícala directamente alrededor de los ojos, lo puedes hacer por las noches. En las mañanas puedes lavar la cara como de costumbre y notarás con el tiempo como las arrugas poco a poco se van disimulando, para lograr esto hay que hacerlo todos los días.

2. Aguacate

Foto Referencial

Este fruto es muy recomendado para suavizar las líneas de expresión, debido a que es rico en vitaminas y minerales, además sus propiedades hidratantes fortalecen los tejidos de la piel. Es un excelente estimulante en la formación de colágeno, que no solo ayuda a disminuir la aparición de las arrugas sino también con los problemas de dermatitis y acné. Para aplicarlo haz una especie de puré y distribúyelo por el rostro haciendo hincapié en la zona ocular, con movimientos suaves y circulares. Se deja por espacio de 25 minutos y luego se elimina con agua fresca.

3. Papaya

Es una fruta exótica con grandes cantidades de vitamina C, la cual permite la producción del colágeno de igual manera da firmeza y flexibilidad a la piel. Puedes aplicar la pulpa directamente al rostro y dejar actuar por espacio de 10 minutos y luego enjuagar con agua templada. Otra manera de utilizar la papaya es hacer una especie de crema y mezclarla con avena o aceite de oliva para aportar suavidad e hidratación extra, colócala en la cara por espacio de 10 minutos y luego retirarla con agua fría.

4. Aceite de ricino

Contiene propiedades emolientes que ayudan a suavizar la piel, permitiendo que las arrugas se disimulen con facilidad, contribuye también a la producción de colágeno y elastina que refuerzan la tonificación y fortalecimiento de la piel. No solo previene y reduce la aparición de las patas de gallo, sino también a rejuvenecer el rostro haciéndolo más terso, joven y suave. El aceite de ricino puede aplicarse directamente en la zona ocular haciendo énfasis en las líneas de expresión, colocarlo con las yemas de los dedos con movimientos suaves y dejarlo toda la noche, enjuagar con agua tibia al despertar.

Lea También: Conoce la poderosa coenzima Q10 que ralentiza el envejecimiento

Con Información de: Estilonext.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad