Una persona pasivo-agresivo es aquella persona que tiene conductas caracterizadas por la resistencia indirecta a solicitudes de otras personas, y la evita de una confrontación directa. Te contaremos sus características:

La conducta pasivo-agresivo se trata de conductas de naturaleza no verbal. En ocasiones se puede adoptar el peso de palabras explícitas de una ira y oculta tras la máscara de su frágil ficción.

Características más importantes del comportamiento pasivo-agresivo

Resistencia pasiva y ambigüedad: Es común que la actitud pasivo-agresiva curse con lo que se conoce como resistencia pasiva.

En este caso, la persona mostraría un total acuerdo con aquello que le sugieren, e incluso podría aceptar de buena gana tales peticiones de ayuda.

Posteriormente actuaría como si realmente se opusiera a ellas.

Desdén hacia la autoridad: Las personas pasivo-agresivos tienen dificultades para reconocer la autoridad en las demás personas, debido a que les resulta muy difícil tolerar la exigencia de normas distintas a las que eligen para sí mismos.

Sentimiento de incomprensión: Las personas que muestran un comportamiento pasivo-agresivo suelen hacer afirmaciones constantes sobre que se sienten incomprendidas por los demás, o utilizan todo tipo de chantajes emocionales para obtener el beneficio que buscan.

Lea también: ¿Tóxica yo? Descubre si tienes comportamientos tóxicos o si eres víctima de la toxicidad

Con información de: https://psicologiaymente.com/

Comenta y se parte de nuestra comunidad