La combinación de un inhibidor PD-L1 con un inhibidor de la tirosina-cinasa ha demostrado ser superior a la primera línea de tratamiento estándar actual.

El tratamiento con dos fármacos dio resultados positivos en el ensayo clínico de fase III CheckMate 9ER, según lo presentado en la sesión del congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica.

La cabozantinib como nivolumab se ocupa en monoterapia en la segunda línea de tratamiento de este tipo de tumores y plantean adelantar su administración usados en combinación.

De este modo, se ha demostrado su superioridad frente a la terapia modelo en cuanto a supervivencia libre de progresión, supervivencia global y tasa de respuesta.

La investigadora del estudio Cristina Suárez, destaca la combinación y reduce el riesgo de mortalidad en un 40%.

Lea también: Cáncer es curable si se diagnostica a tiempo y con alternativas de tratamientos

Con información de: https://www.saludymedicina.org/

Comenta y se parte de nuestra comunidad