Foto Referencial

La caries es la enfermedad crónica infantil, más común en el mundo; es una «afección bacteriana destructiva de las estructuras dentales, producida por una serie de microbios que viven en nuestra boca, que producen ácidos», que pudiesen provenir, inclusive de la ingesta de la leche materna o de fórmula.

Así lo asegura, la Dra. Susana Lanzuisi, Odontólogo General, con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva, directora del Centro de Odontología Evolutiva (Caracas-Venezuela), quien detalla que la enfermedad, suele ser calificada como “caries del biberón”, patología dental grave, que afecta a los bebés en periodo de lactancia, que también es producida por las bacterias que se alimentan de los azúcares de la leche y otros líquidos.

“La leche humana y la lactancia materna en los niños, aportan el desarrollo físico y nutricional. Favorecen condiciones psicológicas, sociales, económicas y ambientales, a la vez que disminuyen significativamente el riesgo de padecer un importante número de enfermedades crónicas y agudas. La leche materna por sí sola, no resulta cariogénica”, explica la Dra. Lanzuisi.

Foto Referencial

ANTECEDENTES DE LA LECHE

Desde la mitad del siglo pasado, los productos lácteos han experimentado un consumo híper masivo y esto obviamente, ha generado que la industria productora desarrolle tecnologías de gran porte, para poder satisfacer la enorme demanda en tiempo y forma.

Lea también: Glúcidos son sustituidos por grasas y proteínas

Pero si nos remontamos en nuestras raíces ancestrales, las tribus itinerantes del período Neolítico, una vez que lograron domesticar animales como la cabra y la oveja, empezaron a utilizar sus productos, entre ellos la leche, y a partir de ella, aparecieron otros productos derivados, hoy presentes en prácticamente todos los hogares.

Actualmente, la gran mayoría de los lácteos consumidos por el ser humano, son provenientes de la leche de la vaca (secreción nutritiva que procede de las glándulas mamarias de la vaca), el principal elemento que se usa para la fabricación de productos lácteos.

Foto Referencial

“ALGUNAS LA ODIAN, OTROS LA AMAN”

“La leche es uno de esos alimentos con más controversia actualmente, hay quienes la aman y otros que la odian. Así como también, hay personas que la toleran perfectamente, mientras que otros no. En general, se considera que a nivel evolutivo, en algún momento ocurrió una mutación genética que permitió que pudiera ser digerida, sin embargo, aproximadamente el 65% tiene un grado de intolerancia, el tema está en identificar, cuál es el caso”, explica Milena Randisi, Licenciada en Nutrición.

Hay teorías que ubican la leche de vaca y sus derivados, en un lugar muy importante, como uno de los grupos de alimentos protectores, porque aportan proteínas de “excelente calidad”  y por ser la fuente más “importante” de calcio, pero, para la Nutricionista, actualmente se encuentra en disputa su factor protector.

“La evidencia cada vez es mayor sobre los efectos negativos. Hay poca evidencia que el alto consumo de calcio de los lácteos reduce el riesgo de osteoporosis o fracturas. Es importante destacar, que en los países con menor consumo de lácteos hay menor riesgo de osteoporosis. Por ejemplo, en países donde más leche se consume es Suecia, Finlandia, Suiza y Holanda, la incidencia de osteoporosis es muy alta. Mientras que en países donde se consume muy  poca leche, como Togo, Liberia, Ghana, Camboya, entre otros, la osteoporosis es muy rara”, asegura la Lcda. Randisi.

Foto Referencial

CALCIO SÍ, EN EXCESO NO

Y confirma, “sí, es verdad que la leche tiene calcio, pero cuando analizas su composición, ves que también contiene otros factores como su relación con el fósforo, por lo que su absorción disminuye. Es decir, un alimento que contenga mucho calcio, NO significa que absorberás mucho calcio, depende de muchos otros factores”, aclara la Nutricionista.

Si el organismo humano presenta poca o nula presencia de lactasa, la lactosa no podrá ser asimilada y esto puede generar en la persona, lo que se llama: intolerancia a la lactosa y al consumirla, presente síntomas como inflamación, distensión abdominal, diarrea, cólicos, problemas en la piel por nombrar algunos, dice la Lcda. Randisi.

Lea también: AUDIO: Radiación solar es la que mayormente nos afecta diariamente

En la Pirámide de la Alimentación, los lácteos se ubican en un estamento pequeño, lejos de la base (contrariamente a la que se conocía), debido seguramente al tipo de grasas que aportan, las más dañinas para la salud, dicen algunas tesis, pero para la especialista en Nutrición, esto se debe a que las recomendaciones de consumir leche desnatada, es por el “miedo” que la población tiene a las calorías y a la grasa.

Foto Referencial

MEJOR LECHE ENTERA

“Se ha evidenciado que desde que iniciaron las recomendaciones de una dieta baja en grasa, las enfermedades aumentaron su proporción. Así que, todo lo contrario, al eliminar la grasa de los lácteos de vaca, empeoramos su calidad, ya que se mantienen los factores que promueven las enfermedades como IGF-1 (factor de crecimiento insulínico tipo 1) y ciertas hormonas dañinas para el organismo, las cuales son neutralizadas por ALC de la grasa de su composición”, precisa la Lcda. Randisi.

Además, la grasa de la leche produce mayor saciedad, y contribuye a un mejor perfil lipídico, dice la Nutricionista, al agregar “por lo tanto, no estoy de acuerdo con un alto consumo de lácteos de vaca, pero en caso de consumirlo no se debe comprar desnatado”.

Alimentos lácteos más habituales en los diferentes mercados:

  • Preparados lácteos: en esta categoría entran todos los productos que parecen leche pero que llevan algún ingrediente añadido (como ácidos grasos omega 3 o fibra). No se consideran leche porque no se ajustan a la definición legal.
  • Yogures: solo se considera yogures a los productos de la leche fermentada con dos microorganismos: Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus.
  • Leches fermentadas: las que proceden de la fermentación de la leche con microorganismos distintos de los del yogur. Son todos los productos con Lactobacillus casei o Bifidibacterium spp.
Foto Referencial
  • Postres lácteos: natillas, cremas, arroz con leche, flanes, copas y mousses, que no proceden de una fermentación y contienen leche en proporción variable, además de otros ingredientes como azúcar, nata, chocolate, gelatina, aromas, entre otros.
  • Cuajada: Se obtiene añadiendo cuajo para que precipiten las proteínas de la leche y adquiera la textura típica. No es un producto fermentado.
  • Queso: producto fresco o madurado que se obtiene por adición de cuajo u otro coagulante. Dependiendo de los microorganismos utilizados para la acidificación y el tiempo de maduración se obtendrán distintas variedades de queso (con distintos valores nutricionales).
Foto Referencial
  • Mantequilla: emulsión (mezcla) de agua en grasa procedente exclusivamente de la leche. Contiene entre un 80% y un 90% de grasa y un máximo de 16% de agua.
  • Crema de leche (nata)
  • Ghi o ghee: es una mantequilla clarificada que se consume en la India
  • Kéfir: yogur búlgaro
  • Leche de cabra
  • Leche de oveja
  • Leche condensada, evaporada
  • Leche con aromas (chocolatada, con vainilla, sabor a fresa, entre otros)
Foto Referencial
  • Mascarpone: queso cremoso italiano elaborado con crema de leche, nata y ácido cítrico
  • Smen: conocido a veces como “sman” o “semnéh”, es una mantequilla clarificada de leche de oveja, de origen árabe
  • Suero de leche: líquido que se obtiene en el proceso de fabricación del queso, tras las separación de la cuajada (contiene lactosa)
  • Whey: forma inglesa del “suero de leche
  • Bollería: la mayoría de la bollería industrial contiene algún tipo de lácteo
  • Helados
Foto Referencial
  • Hidrolizado de caseína
  • Mayonesa
  • Mostaza: puede contener lactosa
  • Salsas para cremas: muchas contienen lactosa añadida
  • Sopas preparadas: suelen contener lactosa
  • Vinagretas a la crema
Foto Referencial
  • Embutidos
  • Fiambre
  • Jamón cocido: puede contener lactosa
  • Margarinas: muchas contienen lactosa
  • Medicamentos: en presentaciones de tabletas/comprimidos
Foto Referencial
  • Pan
  • Proteína en polvo
  • Pudding
  • Sorbetes: la mayoría contiene lactosa

Lea también: AUDIO: Mentiras piadosas de padres a hijos evaden realidades

MITOS Y REALIDADES DE LOS LÁCTEOS

Teorías/Descremados: si eres una persona que le gusta cuidar de su salud, consumir estos tipos de alimentos lácteos pudiera colaborar más en dicho cuidado.

Nutricionista Milena Randisi: “aunque cada persona debe conocerse y estudiarse si los lácteos le favorecen o no, mi recomendación seria promover los lácteos fermentados y olvidarnos de los descremados”.

Teorías/Individuos que optaron por el consumo de los lácteos descremados, obtuvieron mejores resultados cardiológicos que los que preferían los lácteos enteros. La leche descremada, también llamada desnatada, es aquella a la cual por medio del centrifugado, se le es eliminado su contenido graso.

Nutricionista Milena Randisi: “si hacemos una amplia revisión de los estudios publicados, podemos ver que exculpan, a la leche con toda la grasa saturada de causar riesgo cardiovascular y obesidad. De hecho, la leche entera más bien se asoció con un menor riesgo”.

continuo cardiovascular
Foto Referencial

Teorías/Lácteos que se consumen de manera cruda, ya sea la leche o los derivados de esta, provenientes de la vaca, la búfala, la cabra o la oveja, puede existir un gran riesgo de contraer bacterias peligrosas para nuestro organismo como lo puede ser la salmonella, la E.coli y la listeria, provocando que incluso nuestro cuerpo desencadene una serie de enfermedades. Es por esta razón que se previene el consumo de algunos productos lácteos por medio del método de la pasteurización, la cual fue una estrategia diseñada por el científico Louis Pasteur, en la cual proceden a exponer algunos líquidos a temperaturas elevadas, por un lapso de tiempo.

Nutricionista Milena Randisi: “sí tal cual, la pasteurización es necesaria para prevenir cualquier contaminación o bacteria que nos pueda afectar”.

Teorías/Los lácteos pueden ocasionar ciertas reacciones alérgicas y de intolerancia a la lactosa, por lo que las personas han optado por suplantar dicho alimento, con sustancias no procedentes de animales, favoreciendo en gran medida, no solo a los celíacos, sino que también a aquellas personas veganas que optaron por un consumo exclusivamente vegetal. Una de las ventajas de este tipo de sustitución, es que al venir la leche de un producto vegetal, podemos encontrar la de soja, la de almendras, la de avena, la de nueces y la de arroz.

Lea también: AUDIO: Cáncer linfoma tiene cura si se diagnóstica a tiempo

Nutricionista Milena Randisi: “sí totalmente, además que son mucho mejor tolerables, aunque en su mayoría son enriquecidas para tener los nutrientes que buscan en los lácteos de vaca”.

La obesidad
Foto Referencial

Teorías/¿Engordan? se señala que los lácteos pueden variar en su colaboración para ayudarte adelgazar o engordar, dependiendo de si estos son enteros, semidescremados o descremados, esto es debido a que, estos últimos, contienen menor proporción de grasa natural que los productos lácteos enteros.

Nutricionista Milena Randisi: “como todo, los lácteos engordan según la calidad, cantidad que consumas y a la hora que lo consumas. Si nos basamos en calorías, las descremadas engordarán menos pero si nos basamos en nutrientes, siempre y cuando la persona lo tolere, es mejor la completa. Yo en general recomiendo las vegetales enriquecidas”.

Teoría/Para el cáncer: un grupo de científicos del Colegio de Cataluña (España), realizó una investigación, sobre el consumo de lácteos y su incidencia en los diversos tipos de cáncer en las personas y concluyeron que la ingesta de algunos lácteos y su asociación con la generación de cáncer en el organismo, es muy poco probable para cierto tipos de cáncer.

cáncer
Foto Referencial

Nutricionista Milena Randisi: “los lácteos de vaca, tienen 3 factores que explican la posible conexión con el cáncer:

  1. Estrógeno y otras hormonas: que se han relacionado con la proliferación de células cancerígenas
  • Factor de crecimiento insulínico: es decir, la leche está diseñada para que el ternero crezca a toro en pocos meses. Este crecimiento se produce por IGF1 y en humanos se suele relacionar con el cáncer.

“Sin embargo, la mayoría de los estudios de lácteos, con respecto al cáncer no son concluyentes con la leche entera, pero sí descremada. Es decir, en algunos metaanálisis, sobre el cáncer de próstata  y ovario, se consiguió la asociación con la leche desnatada”, afirma la especialista en Nutrición.

Teorías/Para el estreñimiento: los lácteos, son uno de los alimentos más recomendados al momento de aliviar la sensación de estreñimiento en las personas, por lo que escuchar que estos pudieran ocasionar estreñimiento es poco común.

Lea también: AUDIO: Anemia guarda relación con enfermedad renal crónica

Nutricionista Milena Randisi: “los lácteos tienden a aflojar, sobretodo si son fermentados”.

Teoría/Para la gastritis: uno de los problemas más frecuentes de las personas en el sistema digestivo es la gastritis, la cual actualmente se puede considerar como un padecimiento tratable.

gastritis emocional
Foto Referencial

Nutricionista Milena Randisi: “varios estudios han demostrado que la leche provee una protección temporal contra el ácido gástrico, pero también estimula la producción  de ácido, después de un corto periodo, haciéndonos sentir mal. Lo más recomendable, es identificar qué alimentos o cuál es la causa de la gastritis, más que buscar la solución en la leche”.

Teoría/ Para las alergias: en el caso de la leche se ha mencionado que esta tiene potencial al momento de tratar alergias al polen, lo que previene el consumo y compras de medicamentos para ayudarnos a tratar esa condición alérgica.

Foto Referencial

Nutricionista Milena Randisi: “la leche se considera un alimento mucogénico, que genera moco, por lo que compromete las vías respiratorias en ciertos casos por lo que no la recomendaría cuando se presenta una alergia”.

Teoría/Para el acné: se menciona que las proteínas de los lácteos, como el suero o la caseína, que suelen ser agregadas para que su gusto sea menos acuoso, pueden ser los causantes de la proliferación de insulinas, detonantes de los brotes en la piel. Una de las causas que no han podido entender, es por qué no todos los lácteos, no actúan de manera similar, siendo más común observar acné luego de tomar leche o comer helado, que posterior al consumo de un yogurt o el queso.

Foto Referencial
Foto Referencial

Nutricionista Milena Randisi: “en general, esta condición es la que mayor ha tenido relación con el consumo de lácteos. Más bien, se recomienda eliminar todo tipo de leche en personas con acné. Sin duda alguna su efecto se produce debido a que la leche produce insulina y IGF1 que favorecen el acné, sobre todo las leches desnatadas”.

Teoría/Para la diabetes: los estudios han determinado con el tiempo que los lácteos, son alimentos que logran colaborar en la prevención de la diabetes tipo 2, demostrando que los ácidos grasos pueden llegar a reducir en un 43% o 52%  la probabilidad de desarrollar este tipo de condición de salud en personas que aún no han desarrollado esta enfermedad.

Nutricionista Milena Randisi: “si se tiene una enfermedad autoinmune, recomiendo eliminarla (leche) durante un tiempo y evaluar las mejoras”.

Teoría/Para los bebés: a pesar que el consumo de los lácteos le brinda al organismo una gran reserva de calcio y proteínas, los bebés al consumir este tipo de alimentos líquidos o semilíquidos, presentan dificultades para poder digerir los mismos de forma saludable. Por lo que se le sugiere, que la alimentación de leche materna sea lo suficientemente prolongada, o en su defecto y a partir de los seis meses en adelante, introducir a ellos al consumo de fórmulas lácteas o leche artificial tipo 1 y 2, ya que las mismas reducen las concentraciones proteicas que pueden llegar a ser asimiladas por los infantes sin causarle sobre esfuerzo a sus riñones.

Lea también: AUDIO: Anemia guarda relación con enfermedad renal crónica

Nutricionista Milena Randisi: “la lactancia materna es el único alimento recomendable al 100%, para darle a los recién nacidos, ya que tiene todos los nutrientes que necesita y va madurando según el crecimiento especifico de cada bebé. Cuando usamos fórmulas, estamos dándole a nuestros pequeños, un promedio de lo que necesitan y podemos exponerlos a intolerancias según sea el caso”.

Caries y lactancia
Foto Referencial

Teoría/La ingesta de lácteos no previenen las caries ni la osteoporosis: se sabe que la ingesta de vitamina D y calcio es indispensable para la prevención de la osteoporosis. Los lácteos al ser ricos en estos nutrientes, contribuyen a contrarrestar la insuficiencia de dicho mineral en el cuerpo. Cuando el consumo de lácteos y de otros alimentos fuentes de estos nutrientes es bajo, los especialistas recomiendan recurrir a suplementos farmacéuticos ricos en calcio para el tratamiento de esta enfermedad.

Nutricionista Milena Randisi: “si para prevenir enfermedades es necesario tener todos los nutrientes en los niveles óptimos, por lo que no podemos olvidar que existen otros alimentos como las algas, espinacas, entre otros, que también contienen calcio. Sin embargo, muchas veces se recurre a la complementación para estar seguros de cubrir los requerimientos”.

CARIES Y LECHE

En este contexto, de cómo influyen los lácteos en el ser humano, la Dra. Susana Lanzuisi, Odontólogo General, con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva, explica que las caries de la primera infancia, también conocidas como caries de biberón, son lesiones  de evolución rápida y agresiva, que pueden provocar  la pérdida de los dientes temporales, y detalla que la afección, suele afectar más a los dientes superiores, especialmente los incisivos.

Foto Referencial

“Afecta a los bebés que aún están en periodo de lactancia, pero puede aparecer también en niños mayores, de hasta 5 años de edad. Suelen aparecer en las superficies lisas del diente, poco susceptibles a padecer caries en circunstancias normales”, señala la Dra. Lanzuisi.

Si no es tratada a tiempo, puede llegar a producir variedad de problemas: estéticos, dolor, infección, dificultades para pronunciar palabras correctamente y para masticar, incorrecta posición de los dientes, entre otros, alerta la especialista en Medicina Funcional o Evolutiva.

Lea también: Azúcar: culpable de enfermedades crónicas no transmisibles de la sociedad moderna

“El pico más elevado ocurre entre los 13 y los 24 meses de edad, siendo su primera manifestación la lesión de ´mancha blanca´. Estas lesiones siguen la forma del margen gingival de los incisivos superiores, en forma de ´media luna´ o semicircular”, precisa la Dra. Lanzuisi.

Foto Referencial

Entre los factores de riesgo que intervienen en la aparición de la caries de la primera infancia o caries de biberón se encuentran, de acuerdo a la Dra. Lanzuisi:

  • Biberón o lactancia materna a demanda y/o nocturna, prolongada en el tiempo y sin el control adecuado. La leche, ya sea materna o de fórmula, es una de las causas más importantes de la caries del biberón, cuando se prolonga el tiempo considerado normal para el destete. También influyen los jugos de fruta azucarados, que tienen unos efectos aún mayores para provocar caries, más que la propia leche.
  • Deficiente higiene oral.
  • Transmisión vertical de la carga bacteriana procedente del entorno del niño o colonización oral bacteriana precoz al compartir cubiertos, limpiar su chupón  “chupándolo” un adulto, las madres con caries dental, contaminan la dentición temporal de sus hijos con estreptococos mutans, especialmente por vía oral (cucharas para probar los alimentos, besos, contacto boca a boca, entre otros). 
  • Consumo frecuente de carbohidratos fermentables.

¿CÓMO PREVENIR LAS CARIES DE BIBERÓN?

La lactancia materna, es la opción elegida para la alimentación de los bebes recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta los dos años de vida, pero es muy importante que vaya ligado a un hábito de higiene oral continuo y eficaz, recomienda la Dra. Lanzuisi.

Foto Referencial

“Se deben limpiar los dientes del niño después de cada toma de pecho, de este modo la lactancia complementaria se puede prolongar en el tiempo, ya que se acompaña de un hábito de higiene oral adecuado”, agrega la especialista con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva.

Recomendaciones de la Dra. Lanzuisi:

  • Intentar evitar la alimentación nocturna (biberón o pecho), a partir de la erupción del primer diente o, en su defecto, realizar la higiene bucal siempre después de las tomas.
  • En caso de usar biberón, el bebé debe estar incorporado y no tumbado, ya que esta es una de las causas. No debemos dejar que  duerma con la tetina del biberón en la boca.
  • Indicar a los papas levantar el labio superior del bebé al menos una vez al mes, para buscar signos iniciales de caries.
  • Evitar el uso del biberón con líquidos que no sean agua.
  • Nunca mojar el chupón en líquidos azucarados, azúcar o miel.
Foto Referencial
  • Eliminar alimentos con sacarosa entre las comidas principales y no untar las tetinas de los chupones o de los biberones con productos que tengan alto riesgo de provocar caries, como son la miel, el azúcar, la mermelada y la leche condensada, entre otros.
  • Reducir al máximo la ingesta de “azucares ocultos”: jugos industriales, bollería industrial (croissants, galletas), yogurts líquidos, pan de molde suave, snacks dulces o salados, bebidas de cola, bebidas gaseosas, entre otros. La OMS recomienda NO dar azucares refinados, antes de los dos años de edad y en cualquier caso siempre deben tener un “consumo inteligente” acompañado de una eficaz higiene oral.
  • Es obligatorio comenzar la higiene de los dientes, con cepillo dental, al aparecer  el primer diente temporal.

Lea también: AUDIO: Según estudios 3 de cada 10 citologías esconden células cancerígenas

  • Inicialmente se debe realizar un pequeño masaje en los dientes y las encías, con una gasa húmeda. Posteriormente, se deben cepillar los dientes con un cepillo suave y una muy pequeña cantidad de pasta de dientes especial para niños. Debemos evitar siempre que el niño o la niña, se duerman sin haber realizado la higiene dental.
Foto Referencial
  • Limpiar de forma correcta las tetinas de los biberones y cambiarlas si presentan algún signo de desgaste, ya que ahí se pueden acumular con el paso del tiempo restos de alimento y de azúcar, es mejor optar por vasos o tazas para que beba los líquidos y retirar el biberón en cuanto sea posible.
  • Visitar al dentista para realizar una revisión de sus dientes de leche a partir del año de vida

¿QUÉ ES EL BABY-LED WEANING?

El Baby-Led Weaning o alimentación complementaria a demanda, es el proceso de destete de un bebé, en el que se introducen alimentos sólidos en la dieta del infante, para que puede comer de forma autónoma, con sus propias manos, detalla la Dra. Lanzuisi.

Foto Referencial

“Como Odontólogo recomiendo ampliamente el uso de esta técnica para iniciar a los bebés en su alimentación complementaria, a partir de los 6 meses de edad, por todos los beneficios que aporta a su desarrollo integral, no sólo nutricional, sino también a nivel  dento facial, psicomotriz, emocional, entre otros”, argumenta la especialista con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva.

“Es importante que los bebés empiecen a tener un buen cuidado bucal, que ayude a proteger sus dientes durante las décadas siguientes”, acota la Dra. Lanzuisi.

Con información de www.libredelacteos.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad