Foto Referencial

Investigadores de la Universidad Estatal de Oregon (Estados Unidos) han descubierto que un tipo de bacterias intestinales comunes a veces asociadas con la inflamación, los abscesos, las enfermedades intestinales y el cáncer, tiene un importante aspecto positivo que  podría ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares.

El estudio, sugiere la posibilidad de tratamientos probióticos para la aterosclerosis, la peligrosa acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias en las arterias que causan derrames cerebrales y ataques cardíacos y que está relacionada con el tabaquismo, la dieta, la edad y una serie de causas genéticas.

Tener una alimentación con alto contenido de alimentos de origen animal es considerada como un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, ya que dichas dietas son una fuente importante de trimetilamina (TMA) que es convertida por el hígado en otro compuesto, trimetilamina N-óxido (TMAO), que promueve la acumulación de placa grasa en las arterias.

«Al analizar los datos de los estudios fundamentales de los microbiomas intestinales, descubrimos que un tipo de bacteria asociada con el consumo de carne puede tomar el TMA, así como los precursores del TMA, y metabolizarlos sin producir ningún TMAO. Eso significa que esas bacterias están, en efecto, cortando un eslabón clave en la cadena de enfermedades cardiovasculares«, explica la autora principal del estudio, Veronika Kivenson.

Se necesita más investigación sobre la biología y la ecología de las células pero este estudio presenta un mecanismo claramente definido con  un gran impacto en la salud humana«, señala el coautor del estudio, Steve Giovannoni.

Lea También: Las cinco enfermedades cardíacas más comunes

Con Información de: 20minutos.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad