Foto Referencial

Conciliar el sueño y dormir toda la noche puede resultar una misión imposible cuando llega un bebé a casa, sobre todo, para aquellos padres primerizos que tienen que enfrentarse a esta situación por primera vez. Pero…¿Cómo compaginar el cuidado del recién nacido con tener un sueño reparador?

Gonzalo Pin, coordinador del Grupo del Sueño y Cronobiología de la Asociación Española de Pediatría (AEP) explica que, el primer paso es asumir que la situación familiar ha cambiado y es necesario adaptarse a los horarios de los ciclos de sueño y de alimentación durante la noche y el día de su bebé. “Lo principal es tener unas expectativas realistas y conocer cuáles son las características del sueño de los bebés durante los primeros meses de vida; ser conscientes de que, por término medio, el primer año de vida de un niño sano sus padres o cuidadores pierden aproximadamente una hora y media de sueño cada día”, comenta.

Asimismo, Juan Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, recuerda la importancia de asumir los horarios y necesidades de los más pequeños sin olvidar que el menor es dependiente, pero también moldeable, de forma que aconseja mantener la calma y ayudar al bebé a encontrar un equilibro.

Además, los bebés durante los cuatro o seis primeros meses de vida alternan la vigilia y el sueño cada tres horas, así como la alimentación. Esta dinámica se denomina un ritmo de sueño ultradiano, según señala Pin, y es necesario ser consciente de ello para asumir la nueva situación.

Cómo adaptarse a los ciclos de sueño del bebé 

Foto Referencial

Una vez asumidos los cambios con la llegada del recién nacido, son los padres quienes deben adaptar sus horarios para dormir a los ciclos de sueño de su hijo y no a la inversa.

En su opinión, cuando pasen estas primeras semanas y se conozcan bien los hábitos del recién nacido  los padres pueden empezar a establecer rutinas de sueño. 

Otros consejos para padres primerizos

Según estos especialistas, el proceso de adaptación a las rutinas nocturnas del bebé junto con el conocimiento del mismo son claves para que los padres primerizos puedan conciliar el sueño y descansar. Además, para facilitar el descanso durante esta etapa Pareja recomienda:

1. Asumir la transitoriedad del proceso.

2. Evitar ciertos estímulos del pequeño antes de dormir, muchas parejas ven al bebé por la tarde y entonces lo sobreestimulan dificultando la relajación necesaria para la conciliación del sueño nocturno.

3. Bañar al bebé por la noche porque facilita la conciliación del sueño del menor.

4. Evitar tomas de alimento adicionales para tratar de calmar al bebé para que reanude el sueño, o utilizar el pecho como chupete. 

5. El hecho de que el niño llore no significa que le ocurra nada, solo se está comunicando. “Debe evitarse enseñarle a reanudar el sueño mediante el pecho, hablarle, mecerle, etc. Si se hace, el bebé aprenderá que para dormir se precisan esas maniobras y se dificultará que reanude el sueño por sí mismo”, sostiene.

Lea También: Los tres grandes valores que necesitas para convivir con la pandemia

Con Información de: Cuidateplusmarca.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad