Foto Referencial

Aunque la falta de tiempo no es una excusa para practicar deporte, también entendemos que para muchas personas sí que es un problema real. De este modo, en este artículo te ayudamos a sacar el máximo partido al tiempo que tengas disponible con un entrenamiento HIIT exprés, con intervalos de esfuerzo máximo y pocos segundos de descanso, que puedes realizar en el gimnasio.

Jumping jacks

Foto Referencial

Los jumping jacks son un ejercicio con un gran componente cardiovascular, ideal para empezar este HIIT. Fija la mirada al frente, eleva los brazos por encima de la cabeza y aterriza con la punta de los pies y rodillas semiflexionadas.

Push press

Foto Referencial

El push press no es más que una extensión potente y simultánea de cadera y rodilla combinada con un press por encima de la cabeza. Dicho de otra manera, realiza un press por encima de la cabeza tras un impulso con las piernas. He aquí la diferencia con el press militar pues en este no existe tal impulso con las piernas y tanto rodillas como cadera permanecen extendidas en todo momento.

Burpees

Foto Referencial
Foto Referencial

La mejor manera de realizar un burpee correctamente es desglosar el movimiento completo en la secuencia de movimientos que lo componen.

Practica la sentadilla con tu peso corporal, el squat thrust, la posición de plancha, la flexión de brazos y el salto vertical aterrizando con la punta de los pies. Una vez tengas todos los ejercicios dominados, es hora de unirlos en un movimiento completo.

Remo Pendlay

Foto Referencial

El remo Pendlay es una variante del remo con barra que se realiza apoyando la barra en el suelo en cada repetición y con el torso prácticamente paralelo al mismo.

Es muy importante dominar el movimiento de bisagra de cadera para poder disociar correctamente el movimiento de nuestra columna lumbar y el de nuestra pelvis. De esta manera, el torso y las caderas permanecen en la misma posición en todo el movimiento y solo trabajamos con la musculatura de nuestra espalda para llevar la barra hacia un punto intermedio entre el ombligo y el esternón.

Saltos al cajón

Foto Referencial

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de realizar un salto al cajón es la posición y las distancia que debemos tomar frente al mismo.

La anchura de tus pies debe ser similar a la de tus caderas o al menos muy parecida a nuestra posición habitual para hacer sentadillas, aunque esto puede variar entre personas. Una vez colocados nuestros pies a la anchura ideal, debes mantener alineadas las rodillas y caderas con los mismos.

Una vez colocados correctamente frente al cajón, extiende los brazos y hombros hacia atrás en dirección a los talones. A la vez que realices este gesto flexiona las caderas para estirar los glúteos e isquiosurales que liberarán toda esta tensión en el momento del salto. No debes dejar que el tronco se incline demasiado hacia adelante puesto que de esta forma no conseguirás un salto lo suficientemente vertical para salvar la altura del cajón.

Lea También: Un cuerpo perfecto en 3 minutos, de Yoko Mizoguchi

Con Información de: Vitonica.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad