Foto Referencial
Portrait of young female enjoying the procedure of massage

Un buen masaje puede ayudar a relajarnos, especialmente si sentimos mucha preocupación y estrés, que a menudo pueden derivar en contracturas musculares e incluso lesiones graves.  Pero, no solo generan relax, también favorecen la eliminación de toxinas, alivian la presión causada por malas posturas en  el cuello y espalda, y estabilizan las hormonas facilitando un buen descanso a la hora de dormir.

Para aliviar estos dolores o contracturas, te proponemos una serie de masajes relajantes para tratar diferentes molestias. Debes tener en cuenta que estos masajes deben ser realizados siempre por profesionales. De lo contrario, es muy fácil sufrir lesiones u agravar las contracturas o problemas musculares que padezcamos.

1- Masaje Relajante

Este tipo de masajes va dirigido a cualquier tipo de persona, pero  es especialmente recomendada a personas sometidas a gran presión laboral o personal, con estrés ansiedad, etc. Dado que el masaje relajante no es una terapia agresiva ni invasiva, no tiene contraindicaciones. Alivia la tensión y consigue un estado mental de relajación.

Aporta beneficios tanto a nivel físico como emocional en la salud de la persona, proporciona una sensación relajante que hace que se disipen las tensiones y preocupaciones.

2- Masaje Podal

Foto Referencial

Quienes pasan muchas horas de pie, pueden optar por este tipo de masajes, aunque está indicado para cualquier tipo de personas. Según la reflexología, los pies están relacionados con la salud del resto del cuerpo y las diferentes zonas de las plantas de los pies tienen una conexión directa con los órganos.

En primer lugar, aporta un poderoso efecto de relajación  en el cuerpo, el cual se percibe de forma instantánea. Además, ayuda a controlar la ansiedad y ponerla en un estado que nos permita manejarla. Alivia el dolor por estar de pie, exceso de ejercicio, etc. Igualmente, mejora la presión arterial.

3- Masaje Descontracturante

Especialmente dirigido a las personas que por su día a día van acumulando tensiones, que se reflejan en el cuerpo y que finalmente producen dolor, tirones o molestias y que si no se atienden a tiempo pueden derivar en lesiones crónicas. Utiliza para relajar la musculatura y disolver contracturas. Es algo más fuerte que el relajante,  aunque no tiene por qué resultar doloroso.

No sólo alivia el dolor y disipa contracturas, sino que tiene otras características para la salud: activa la circulación sanguínea, relaja, ayuda a dormir bien, alivia migrañas y dolores de cabeza, etc.

4. Masajes con piedras volcánicas

Al no tener contraindicaciones es recomendable para todos, este tipo de terapias son muy sutiles, ya que se centran en la búsqueda de paz y equilibrio interior que la persona haya perdido.

Recordemos que en el organismo hay 7 centros o «chakras» que se encargan de canalizar la energía humana en sinergia con la natural. Equilibra el organismo, aporta descanso y reducción del estrés; ayuda a combatir el dolor muscular y también el psíquico, ya que hace que la persona se encamine hacia el equilibrio interior.

Lea También: Leche una aliada para la belleza de tu piel

Con Información de: Objetivobienestar.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad