Foto Referencial

Una sonrisa bonita es importante, pero tener un aliento agradable es aún mejor. Es por eso que la higiene bucal es fundamental para cuidar tus dientes y tu aliento. Además de los clásicos chicles o caramelos  de menta, existen plantas medicinales con propiedades bactericidas que combaten el mal aliento y refrescan tu boca.

Cuidados para prevenir el mal aliento

  • Cuida tu digestión. Las digestiones pesadas y los problemas de estómago suelen producir mal aliento. Para esto evita las comidas muy pesadas.
  • Evitar alimentos fuertes. La cebolla, ajo, salsas, picante, carnes y pescados que pueden dejarte mal sabor de boca. Si sueles tener halitosis evita el café y el tabaco que además de manchar los dientes empeoran el aliento.
  • Boca seca. Refresca la boca bebiendo abundante agua al día y tés digestivos como poleo-menta o manzanilla con anís y evita el alcohol.
  • Higiene bucal. Después de cada comida lávate los dientes con pasta con clorofila, refrescará tu boca al instante. Enjuaga con un producto mentolado o con agua templada y un poco de bicarbonato. El hilo dental ayuda a eliminar restos de comida, algo fundamental para que no se formen bacterias en la boca. No te olvides de limpiar la lengua.

4 remedios naturales contra el mal aliento

Foto Referencial

Hay plantas que evitan el crecimiento de bacterias en la boca que provocan halitosis y acaban con el mal olor. Después de las comidas o cuando tengas mal aliento apúntate a estos remedios naturales:

Infusión de menta

Toma una infusión con dos cucharaditas de menta seca o masticar una hoja de menta fresca mejora tu digestión, mantiene tu aliento fresco y potencia tu sistema inmune.

Masticar perejil

Masticar una ramita de perejil después de comer, te ayuda a prevenir el mal aliento.

Masticar semillas

Mastica unas semillas de anís verde, hinojo o cardamomo después de las comidas.

Enjuague bucal

Haz un enjuague bucal con una infusión de plantas con propiedades bactericidas para refrescar la boca. Puedes usar un preparado con salvia seca o con hojas de eucalipto o flores secas de tomillo o romero y también con una rama de canela.

Lea También: Ginseng, la planta milagrosa «entregada por Dios a los humanos»

Con Información de: Hogarmania.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad