Foto Referencial

El desayuno es la comida más importante del día, aunque a veces nos olvidamos de ello. Es esencial escoger los alimentos adecuados no sólo para cuidar nuestra salud, sino también para tener la suficiente energía física y mental para afrontar la jornada. Por esta razón es tan importante conocer los principales errores que se cometen en el desayuno

Error #1: Desayuno para llevar

Tomarse tiempo para desayunar por la mañana

Por falta de tiempo o flojera escoges algo rápido en la panadería y te lo comes de camino al carro o en el transporte público. Y piensas que no importa. Pero de hecho sí importa. La gente que le presta atención al desayuno tiende a comer de forma más consciente. Los resultados de un estudio sugieren que caminar distrae al cerebro y por lo tanto consumimos más calorías mientras nos movemos. Además, no masticar los alimentos como es debido puede llevar a tener problemas digestivos.

Si no tienes tiempo por la mañana o prefieres dormir más, prepara tu desayuno saludable la noche anterior.

Error #2: Saltarse la fibra

Optar por avena o productos de grano integrales

Si consumes mucho azúcar para desayunar, tendrás hambre en una hora o dos. ¿Por qué? Los niveles de azúcar en sangre se disparan después de comer, pero luego se desploman igual de rápido. Además, una comida rica en carbohidratos simples es más fácil de digerir. El impulso de energía que le da al cuerpo es breve así que volverás a tener hambre en poco tiempo. ¿Por qué? Porque el sistema digestivo no tiene que trabajar tan duramente. Estos carbohidratos se absorben directamente de los intestinos a la sangre en su forma más simple (monosacáridos o azúcares simples). Los cereales azucarados de desayuno son, por lo tanto, más rápidos de digerir.

Los alimentos altos en fibra como la avena, los productos integrales, las legumbres o las verduras son exactamente lo contrario: la sensación de saciedad dura más, ya que la fibra se expande en el estómago y tarda más en llegar a los intestinos. La fibra mantiene a los intestinos saludables, baja el riesgo de padecer diabetes y puede incluso prevenir el cáncer de colon. 

Foto Referencial

Error #3: No consumir suficiente proteína

Frenar los antojos con alimentos ricos en proteína

La fibra no es lo único que te mantiene saciado. La proteína también juega un papel importante en la sensación de saciedad. Una ingesta adecuada de proteína te puede ayudar contra los antojos. Así que asegúrate de que tomas suficientes macronutrientes en el desayuno. ¿Cuáles son buenas fuentes de proteína? Una tortilla de verduras con pan integral, avena con yogur y fruta o tostadas integrales con mantequilla de frutos secos, cambur y chía.

Error #4: Obviar la grasa

Escoger alimentos con grasas saludables

¿La grasa engorda? No es tan simple como eso. Se acabaron los días en que tenías que comer productos light para llevar una dieta sana. Los alimentos altos en grasa deberían ser una parte integral de tu dieta, igual que los carbohidratos y las proteínas. Deberías incluir las grasas saludables en la comida más importante del día. Mantequillas de frutos secos, semillas, aguacates o yogur son buenas opciones. Te mantendrán el estómago saciado y están riquísimos.

Lea también: Calabacines rellenos a los cuatro quesos

Error #5: No comer suficiente

Hacer porciones más grandes

Un desayuno saludable es una buena forma de empezar el día. Si te decantas por una comida equilibrada por la mañana, lo más probable es que sigas comiendo sano durante el resto del día. No temas comer mucho al desayunar: para activar el metabolismo por la mañana es una buena idea que te llenes de alimentos naturales.

El desayuno es la comida más importante del día. Asegúrate de que sigues una dieta equilibrada, te centras al comer y te llenas de alimentos naturales sin reparo.

Fuente: OkDiario

Comenta y se parte de nuestra comunidad