Los pacientes con problemas en las encías tienen un mayor riesgo de sufrir infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares, según un nuevo estudio publicado en SaberVivir.

La afectación de los tejidos gingivales y de los que dan soporte a las piezas dentales no solo puede producir retracción de las encías, mal aliento y caída de estas; está relacionada con las enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

En una exploración rutinaria, el dentista puede detectar los síntomas de problemas tanto orales como sistémicos y ayudar a frenar su avance; la detección precoz es la clave para poder realizar un tratamiento efectivo.

Los estudios preventivos realizados en un estado avanzado de la enfermedad suelen ser más sencillos y menos costosos.

La inflamación producida por la enfermedad periodontal puede originar una respuesta inflamatoria sistémica. En este sentido, el daño que esta afección provoca en el epitelio favorece el paso de bacterias orales hacia el torrente sanguíneo.

Las sustancias que son liberadas en el resto del organismo pueden deteriorar las paredes de las arterias. esta situación facilita la formación de placa que pueden taponar las arterias, favoreciendo la arteriosclerosis y la trombosis.

¿Qué relación existe entre las enfermedades cardiovasculares y la salud bucal?


Ante esta situación, según los datos proporcionados por el Consejo General de Colegios de Dentistas de España, las personas con una enfermedad periodontal presentan el doble de riesgo de fallecer de un ataque cardíaco. Asimismo, también existe una mayor probabilidad de que sufran un derrame cerebral. Por lo tanto, existe una relación significativa entre las enfermedades periodontales y un mayor riesgo de padecer arteriosclerosis, infarto de miocardio y, en general, accidentes cerebrovasculares.

Recomendaciones

Solo en España, 8 millones de personas sufren patologías periodontales. De ellas, 2 millones presentan periodontitis en estado avanzado. La higiene bucodental deficiente es una de las principales razones por las que una persona puede desarrollar una enfermedad periodontal.

La acumulación de la placa bacteriana en las zonas interdentales y en la base de las encías provoca la inflamación y el enrojecimiento de estas. Si la gingivitis no es detectada, puede evolucionar hasta convertirse en periodontitis.

Una vez pasado el tiempo, esta patología afecta al hueso de soporte, originando movilidad e incluso caída de los dientes afectados.

  • Cepilla los dientes de forma exhaustiva
  • Haz uso del hilo dental y de los cepillos interproximales para limpiar zonas interdentales
  • En caso de usar prótesis dentales o alienadores, es necesario limpiarlos en profundidad cada día.
  • Sigue una dieta sana y equilibrada, dejando a un lado el exceso de azúcar, grasas y productos ultraprocesados.
  • Visita tu dentista periódicamente. Solo un profesional puede quitar el sarro de forma segura.
Comenta y se parte de nuestra comunidad