Foto Referencial
14/12/2016 ¿Qué es un tic, cómo pueden ayudar los padres a que el niño lo sobrelleve? SOCIEDAD ISTOCK

Los tics son movimientos o sonidos involuntarios que aparecen durante la infancia o juventud y pueden llegar a perturbar la vida cotidiana. Aunque hay muchos niños en los que los tics no tienen relevancia clínica y pueden incluso concebirse como un rasgo fisiológico propio, en otros casos sí tienen un alto impacto en la calidad de vida y se relacionan con enfermedades  neurológicas que afectan a la psicomotricidad y otras funciones cerebrales. Los tics son, de hecho, uno de los trastornos del movimiento más frecuentes en la población general. Cuando un niño o una niña presentan muchos tics que persisten en el tiempo, a esta condición médica se la conoce con el nombre de síndrome de Tourette, si bien hay otras enfermedades que también pueden cursar con tics múltiples, como por ejemplo algunas formas de autismo.

Características de los tics

Existen muchos tipos de tics según sus características clínicas, el tipo de movimiento que se produce o su etiología: tics motores y fónicos simples o complejos. Atendiendo a sus causas hay dos grandes grupos, los tics fisiológicos (manierismos y gesticulaciones) y los tics patológicos. En resumen, son movimientos irrefrenables, incontrolables, generados por una activación excesiva de zonas determinadas del cerebro y que cuando son múltiples y cambiantes en el tiempo generalmente tienen un impacto negativo en la vida de los pacientes.

Los dominios más frecuentes de los tics son cráneo-cervicales, tics que afectan a cuello, cara y hombros. Los más característicos son el cierre repetitivo e involuntario de ojos, movimientos de la boca (como el chasqueo de labios), elevación de hombros y movimientos laterales del cuello.

Cómo identificar un Síndrome de Tourette

Foto Referencial

Los niños con síndrome de Tourette no tienen tics estables, sino que presentantn diferentes tipos de tics, ya sean motores o fónicos, que son cambiantes y variables en el tiempo, en frecuencia y en intensidad. Los criterios para el diagnóstico son que el paciente tenga al menos dos tics motores cambiantes en el tiempo y algún tic que implique sonido (carraspeo, aspiraciones nasales, toses…), lo que debe darse casi a diario durante por lo menos un año, antes de los 18 años. También se debe tener en cuenta lo siguiente sobre este síndrome:

  • No es una enfermedad psicológica sino neurológica.
  • No es una enfermedad de los nervios, aunque haya un componente de ansiedad asociado.
  • No suele manifestarse como tics aislados, sino que asocia otros trastornos conductuales o emocionales.
  • No son tics estables o crónicos, sino múltiples y cambiantes.
  • Los tics no son movimientos voluntarios ni agresivos.
  • No es siempre una enfermedad grave.

Qué no deben hacer familiares y profesores :

  • Nunca decirles a los niños con ST que controlen los tics, o que se estén quietos, que no molesten…
  • Nunca burlarse de alguien que tenga un tic.
  • Aceptar que no se trata de un problema que afecta exclusivamente al movimiento, sino que simultáneamente pueden darse otros trastornos cognitivos y conductuales que pueden llegar a ser más importantes que los tics.
  • Durante una crisis, permitir que el afectado pueda estar a solas relajándose un rato, sin que se interprete como castigo. Después se incorporará al grupo con normalidad.
  • Fomentar las actividades deportivas y recreativas que más les motiven, pues en su transcurso se reducen marcadamente los tics.

Lea También: Padres primerizos: trucos para poder dormir

Con Información de: Cuidateplus.marca.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad