La glándula prostática suele aumentar de tamaño con el paso de los años, sobre todo después de los 40 años, por lo que es necesario siempre acudir a un especialista, preferiblemente cada año.

Lea También: Deporte para mayores: la edad no es un obstáculo


Es la enfermedad más frecuente en los hombres, especialmente a partir de los 40 años. Dificultades al orinar, aumento del tamaño de la próstata, ¿reconoces estos síntomas? Puedes estar ante la clásica Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP).

La próstata es una glándula con la forma y tamaño de una nuez; forma parte del aparato reproductor masculino y se encuentra situada debajo de la vejiga urinaria, encargándose de producir el líquido que transporta los espermatozoides durante la eyaculación.

Con la edad, a partir de los 40 años suele aumentar su tamaño. Así, la hiperplasia benigna de próstata es precisamente eso: el crecimiento, no maligno, de la próstata.

Las causas de la hiperplasia prostática no son conocidas. Se cree que en este crecimiento tiene responsabilidad la testosterona, aunque también se plantean responsabilidades genéticas.

Los principales factores de riesgo para desarrollarla son la edad avanzada y la presencia de familiares con antecedentes.

Incómodo, pero no doloroso

Todos los síntomas que notarás se manifestarán a través de la orina:

  • Dificultad para comenzar a orinar.
  • No se puede orinar de forma continua, sino que se interrumpe.
  • Escasez y poca fuerza en la orina.
  • Pérdidas de orina.
  • Goteo al final de la micción.
  • Vaciado incompleto de la vejiga.
  • Necesidad de orinar dos o más veces durante la noche.
  • Puede que notes que necesites hacer fuerza para orinar.

Esta dolencia no se caracteriza por ser dolorosa, sin embargo puede llegar a ser bastante molesta, ya que puede limitar la vida diaria. De hecho, son muchos hombres tienen tendencia a provocar cambios en sus hábitos, como evitar los paseos, utilizar los cuartos de baño (retretes) en vez de los urinarios, no utilizar pantalones de colores claros, etc. Las visitas frecuentes al cuarto de baño, especialmente en la noche, pueden interrumpir el sueño e impedir un correcto descanso.

Dos problemas comunes de la próstata que no tienen que ver con el cáncer  pero tienen síntomas similares | Metro



Tratamientos

Las personas afectadas por Hiperplasia Benigna de Próstata rara vez no requieren el mismo tratamiento. Pero, para aquellos que tengan complicaciones, el mejor tratamiento posible es someterse a cirugía prostática para la extirpación de la glándula. Existen varios tipos de intervenciones quirúrgicas, refiere Saber Vivir.

  • La resección transuretral de la próstata. Es la intervención quirúrgica más frecuentemente utilizada en la hiperplasia.

  • La incisión transuretral, una técnica de una eficacia casi similar a la resección, pero está limitada -por factores técnicos- a aquellos enfermos cuyo tejido prostático a extirpar pesa 30 gramos o menos.

  • La prostatectomía abierta, que se lleva a cabo exclusivamente en personas con una próstata de gran tamaño.

  • Existen otros tipos de tratamientos como la dilatación de la uretra prostática, en la que utiliza una especie de globo o determinados fármacos.

En cualquier caso, recuerda que tan solo será tu especialista quien deba recomendarte un tipo de tratamiento u otro.

Acude a tu especialista

Muchos hombres no creen tener problemas y sí los tienen, piensan que es totalmente normal, por la edad.

Comenta y se parte de nuestra comunidad