Foto Referencial

«La pandemia del coronavirus está agravando los casos de violencia doméstica. Las parejas y familias deben convivir más tiempo en espacios que, en sectores más pobres, no son adecuados. Hay una sobrecarga de trabajo que recae en las mujeres. Y estas no pueden escapar de la violencia en esa situación”, explicó Barbara Potthast, historiadora y directora del Departamento de Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad de Colonia, Alemania.

A propósito del 25 de noviembre de 1960, cuando fueron asesinadas las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, activistas por los derechos de las mujeres, llamadas «Las Mariposas”, que luchaban contra el dictador Rafael Leónidas Trujillo, ex Presidente de República Dominicana.

Por lo que se las conmemora, desde 1981, para luego en 1999, la ONU, pasó a declarar el 25 de noviembre como Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en América Latina.

Aunque esta fecha en honor a las mujeres, ha cobrado significado gracias al esfuerzo continuo de las personas y organizaciones que trabajan para cambiar esa realidad, no únicamente en Latinoamérica, sino en todo el mundo.

Si bien el continente presenta altos índices de desigualdad y de violencia machista, tiene a la vez, también, como correlato, un reconocimiento de derechos y muchísimas leyes de protección integral de mujeres

Incluso en la Unión Europea, reconoce que América Latina es el continente de vanguardia en la construcción de derechos de género y que esto tiene que ver con el movimiento feminista, que es bastante potente en la región, sobre todo desde Argentina, cuando surgió el movimiento #NiUnaMenos contra los crímenes de género, que se extiende ahora por toda Latinaomérica.

Foto Referencial

Distintos tipos de violencia de género

Según establece la ONU, existen diversas manifestaciones de la violencia contra las mujeres, que detalla:

Violencia por parte de un compañero sentimental: física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio

Violencia sexual y el acoso, que incluye el matrimonio infantil forzado,  la trata de seres humanos, la mutilación genital. Desde los movimientos feministas y los organismos de DDHH se habla de ‘violencias contra las mujeres’, ya que no hay un solo tipo de violencia ni un solo prototipo de mujer. Ese concepto incluye las diversidades sexuales, es decir, a las mujeres con identidades de género no hegemónicas.

La expresión de ese fenómeno tan generalizado son los feminicidios, pero estos tienen como antesala todas esas expresiones de violencia que permiten también que el patriarcado se siga sosteniendo, y que son el correlato de las desigualdades. 

Con Información de www.amp.dw.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad