Foto Referencial

La diabetes es una enfermedad que afecta al 13 por ciento de la población española. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el 50 por ciento de personas con diabetes está sin diagnosticar.

Por ese motivo, cuando se diagnostica a un niño con esta patología se le tendrá que prestar toda la ayuda necesaria para que su progreso evolutivo sea lo menos posible. Hasta hace poco, la diabetes más frecuente en niños y adolescentes era la de tipo 1. Sin embargo, está aumentando la presencia de la de tipo 2 en edades tempranas debido a factores como la obesidad y el sedentarismo.

La diabetes y el colegio

Foto Referencial

La escuela es la segunda casa para los pequeños, además forma parte de la vida de cualquier persona y es indispensable para el correcto desarrollo. En el caso de un niño con diabetes, la importancia del colegio es aún mayor.  Por esta razón, ante posibles casos de pacientes infantiles con diabetes, el papa del del profesorado es esencial, como primer punto debe tener los conocimientos mínimos sobre la diabetes para saber como actuar.

Por otro lado, es fundamental que los padres tengan un contacto personal con la escuela, tanto con el director, como con el tutor, los profesores o el personal no docente, para informarles  sobre la patología que presenta el niño y detallar las atenciones que puede necesitar. Para facilitar la integración en el colegio, es necesario que el profesor actué con normalidad permitiendo ir al niño al baño siempre que sea necesario, comer cuando lo necesite o hacerse los controles de glucemia capilar en clase.

Además, si se enferma, el profesor deberá actuar con calma y agilidad. Además, es fundamental tener a mano y de fácil acceso azúcar, tabletas de glucosport o zumos para cualquier urgencia.

Alimentación balanceada

Foto Referencial

Tener una alimentación adecuada es fundamental en los niños con diabetes, en general es muy similar a la dieta correcta de un joven sano. Los menús de un comedor escolar tienen que ser equilibrados y presentar variedad en los alimentos.

Para asegurar el control de las comidas en un niño con diabetes, la fundación apunta una serie de consejos:

  • Es indispensable que el colegio proporcione previamente el plan de comidas diario a los padres de los niños con diabetes para que ellos hagan las especificaciones concretas sobre los alimentos que tienen que evitar y la cantidad.
     
  • Por otro lado, muchos de los niños precisan tomar alimentos que contengan hidratos de carbono a media mañana y media tarde para evitar las hipoglucemias.
     
  • En el colegio deben intentar evitar intervalos de ayuno que sean superiores a las cuatro horas.
     
  • Para impedir tanto las hipoglucemias o las hiperglucemias, el personal que tiene a cargo a estos niños durante las comidas, deben supervisar lo que comen, asegurándose que ingieren lo planificado y a la hora adecuada.
     
  • Por último, deben permitir al niño que tome alimentos en clase cuando lo necesite.

Además, en caso de hipoglucemia tienen que tener acceso libre a los suministros necesarios.

El ejercicio físico

Foto Referencial

El ejercicio físico mejora las calidad de vida de cualquier persona, en el caso de pacientes infantiles con diabetes lo ideal es que el niño con diabetes controle su glucemia capilar antes de hacer deporte y tenga en cuenta unas normas generales que habrá que individualizar en cada caso. La fundación señala las siguientes:

  • Si la glucemia está entre 100 y 200 mg/dl se podrá iniciar el ejercicio con normalidad.
     
  • Si está entre 70 y 100 mg/dl es importante tomar alimentos glucídicos antes de empezar.
     
  • Con síntomas de hipoglucemia no se puede empezar.
     
  • No se puede realizar ejercicio con 250 mg/dl o más.
     
  • Cuando el ejercicio es prolongado, es necesario tomar un suplemento de 10 a 15 gr de hidratos de carbono cada media hora durante la actividad.

Además, tanto el niño como la familia deben conocer previamente los horarios en los que se va a realizar el ejercicio físico, así como la intensidad y duración del mismo para programar el tratamiento. Igualmente los profesores deben conocer cómo puede afectar la actividad sobre la glucemia y controlar al niño para que se la mida antes de comenzar. También debe tener a mano glucosa o azúcar para tratar una hipoglucemia.

Lea También: Mi hijo tiene un tic: ¿ cómo puedo saber si es patológico?

Con Información de: Cuidateplus.marca.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad