Young man isolated over white background. Cut view low part body. Guy hold both hands on crotch. Painful and terrible urine problem

La incontinencia urinaria es un problema muy frecuente entre la población general, aunque suele asociarse con la mujer, la realidad es que también afecta a un gran porcentaje de hombres.

Lea También: El mal uso de los antibióticos amenaza la salud global

Según diferentes estudios, 1 de cada 4 hombres presentará este problema a lo largo de su vida, pero un 10% no acude a un especialista por miedo o vergüenza.

La incontinencia urinaria “es la pérdida involuntaria de orina en lugares o momentos considerados inadecuados”, describe Consuelo Gallardo, enfermera experta en asesoramiento y cuidado de la incontinencia urinaria. En un primer momento, “provoca en la persona un problema higiénico, que pasa a ser algo más, llegando a convertirse en un problema médico y social grave”, advierte. De ahí la importancia de consultarlo a tiempo, refiere Cuídate Plus.

Reducir el consumo de ciertos alimentos y hacer ejercicio funcionan contra  la incontinencia urinaria | aDiarioCR.com

La Sociedad Internacional de Incontinencia señala que se debe acudir al médico «cuando tengamos al menos tres escapes de orina involuntarios a lo largo del año».

“Sí es un síntoma o un signo de enfermedades más graves”. En el caso del hombre, la incontinencia suele ser un signo de problemas en la próstata y suele aparecer a partir de los 40 años, a diferencia de en la mujer, que puede aparecer antes, como consecuencia del embarazo de los partos.

A partir de esa edad suelen aparecer los problemas de disfunción urinaria; no tienen porqué ser derrames, sino que pueden presentarse como una micción débil, lenta o dolor a la hora de iniciar la micción.

“Si no se ponen medidas este trastorno puede derivar en una disminución en la capacidad vesical o, incluso, en problemas en las relaciones sexuales, ya que el suelo pélvico interviene en la eyaculación y en la ereción”.

Cómo prevenirlo

Para prevenir este problema es necesario fortalecer el suelo pélvico antes de una terapia invasiva. Su fortalecimiento acelera la recuperación y aunque el entrenamiento es conocido por sus beneficios entre las mujeres, sigue siendo desconocido para los hombres.

“Estructuralmente la musculatura del suelo pélvico en la mujer está íntegra y seccionada por la vagina, el recto y la uretra, pero en el caso del hombre, es más fácil identificar la zona, ya que, ni la uretra secciona el suelo pélvico”, describe.

“Tanto los hombres como las mujeres tenemos musculatura estriada que se contrae y se relaja a nuestra voluntad. Esto ocurre en los bíceps y en los gemelos, por ejemplo, pero también en el suelo pélvico. Teniendo en cuenta esto, el hombre debe colocar el dedo índice y el pulgar en la zona que está entre el esfínter anal y el escroto. Tumbado en el suelo, con las piernas flexionadas es más fácil. En esa postura, el hombre puede colocar los dedos en la zona y hacer el mismo movimiento que se hace cuando se tienen muchas ganas de hacer pis pero quiero aguantar”, detalla

Si con estos consejos no somos capaces de localizar la zona, podemos usar un espejo para revisar el escroto y verificar que no se empuja, sino que se contrae. Gallardo propone que en el momento de hacer pis, es bueno cortar el chorro dos o tres veces, así se podrá ubicar la zona.

Comenta y se parte de nuestra comunidad