Foto Referencial
13/08/2020 HANDOUT - 13 August 2020, Russia, Moscow: An undated picture made available on 13 August 2020 shows a researcher working at a a laboratory of the Gamaleya Institute in Moscow on developing a coronavirus vaccine. The Russian Direct Investment Fund (RDIF) has financed the Gamaleya Institute in Moscow to develop the world's first COVID-19 vaccine, Sputnik V. Photo: -/Russian Direct Investment Fund via YNA/dpa - ATTENTION: editorial use only and only if the credit mentioned above is referenced in full POLITICA INTERNACIONAL -/Russian Direct Investment Fund / DPA

Las vacunas candidatas a prevenir el coronavirus, desarrolladas por Moderna y Pfizer, son dos de los prototipos más avanzados en la investigación; estas compañías ya anunciaron prometedores resultados: 90% y 94,5% de eficacia.

Lea También: Tips para prevenir la aparición de canas

Ambos fármacos se caracterizan porque combaten al virus de una forma novedosa, ya que son vacunas de ARN mensajero. ¿Quieres saber en qué consisten exactamente las vacunas de ARN mensajero y en qué se distinguen de las tradicionales? Te lo explicamos con la ayuda de Carmen Fernández, investigadora del CIB-CSIC y autora de Cómo se fabrica un medicamento. Con información de: WebConsultas.

«Estas vacunas llevan el ARN –el gen– que codifica unas determinadas proteínas, que en este caso sería la famosa proteína S del coronavirus –spike, la que hace que tenga forma de corona–. Y añade que “incluyen las instrucciones para producir esa parte en concreto del virus. Este ARN mensajero va envuelto en una partícula lipídica, que va a permitir que cuando se la inyecten a una persona no se degrade; es decir, un vehículo para que pueda entrar en el organismo y en las células y, una vez dentro, utilizar la propia maquinaria de la célula para producirla”, refiere Fernández.

Añade que las vacunas ARN mensajero son las más novedosas; no se han usado nunca y se han dado instrucciones que produzca la proteína S del coronavirus. No es preciso, por lo tanto, inocular al paciente un virus inactivado tiene secuencia del ARN del mismo.

Hay vacunas que generan inmunidad de dos tipos; innata y adaptiva. Hay otras que solo generarían de un tipo. En el caso de las vacunas ARN mensajero, en principio se generarían de los dos.

En el caso del coronavirus se está demostrando que funcionan, lo que puede abrir un importante campo para las vacunas futuras, tanto para nuevos virus emergentes, como para los que ya existen, porque aunque para otras enfermedades, como la gripe, ya disponemos de vacuna, a lo mejor la desarrollada con esta técnica resulta más efectiva para prevenirla.

Comenta y se parte de nuestra comunidad