Foto Referencial

El primer paso para mejorar nuestro equilibrio consiste en fortalecer la musculatura de la espalda y el core, ya que esto ayuda a tener un centro corporal fijo y contundente. Mantener una buena postura también es importante, porque restablece la sensación de apoyo entorno al centro del cuerpo.  ¿Crees que tienes un buen equilibrio? Te retamos a que lo compruebes haciendo estos sencillos ejercicios.

Gana estabilidad

  • Coloca un pie delante del otro. En esta posición desplaza el peso del cuerpo hacia delante y hacia atrás.
  • Procura que ni los talones ni la punta de los pies se levanten.
  • Puedes ayudarte de los brazos para no caer.

Destensa cuello y omoplatos

  • Colócate de rodillas sobre una toalla o una almohada fina. Levanta un brazo y roza con él el lado de la cabeza.
  • Con la cabeza presiona ligeramente contra el brazo elevado.
  • A la vez, mueve ligeramente el brazo, sin flexionarlo, hacia delante y hacia atrás, unas 10 veces. Repite del otro lado.

Libera hombros y espalda

Foto Referencial
  • Si tienes esta zona agarrotada, por la tensión o el estrés, tu equilibrio se reduce. Para desbloquearlos, estírate y lleva las piernas flexionadas y la cabeza hacia la derecha mientras subes el brazo contrario.
  • Aguanta 5 segundos y repite 5 veces en cada lado.

“Camina” hacia un lado

  • Dibuja una línea en el suelo pegando una tira de cinta aislante en él.  Coloca ambos pies en uno de los lados y cruza la pierna derecha por delante, superando la línea marcada en el suelo. 
  • Aguanta unos segundos manteniendo el pie en el aire (no lo apoyes) y vuelve atrás. 
  • Repite 5 veces y haz lo mismo con el otro lado. Luego, pasa la pierna por detrás, también 5 veces por cada lado.

Sube y baja las pesas

  • Sujeta dos mancuernas (o, si en casa no tienes, dos botellines iguales llenos de agua) con tus manos. Dobla la rodilla derecha y eleva el pie.
  • Sube y baja las mancuernas 10 veces, siempre tratando de no desequilibrarte con el movimiento. 
  • Repite todo el ejercicio, ahora con la otra pierna.

Lea También: Practicar running, incluso una vez por semana, podría reducir la mortalidad

Con Información de: Sabervivirtv.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad