Foto Referencial

Los arándanos se consideran generalmente ser beneficiosas para varios sistemas del cuerpo humano, incluyendo el sistema cardiovascular. Los arándanos se han mostrado para reducir el riesgo de la diabetes 2 y de la enfermedad cardiovascular, ambos a corto plazo y el largo plazo para las poblaciones normales y en peligro.

Que lo arándanos son buenos para nuestra salud ya no es ninguna sorpresa. Además de su alto contenido en antioxidantes, estos frutos sirven para combatir inflamaciones, son buenos para la vista, la memoria y en dietas de pérdida de peso. Es por esta razón que estos últimos años han sido objeto de estudio de múltiples investigaciones.

¿Cómo la ayuda de los arándanos reduce riesgo cardiovascular?

Una de las maneras mayores con las cuales los arándanos reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular está por el camino de la inflamación. La enfermedad cardiovascular se inicia y progresa a menudo debido a la tensión y a la inflamación oxidativas.

Las antocianinas, presente en los niveles en arándanos, han sido encontradas para reducir la inflamación reduciendo el upregulation de mediadores inflamatorios. Cuando esto ocurre en células endoteliales vasculares, la inflamación reducida es beneficiosa para la salud cardiovascular.

La enfermedad cardiovascular se puede también accionar por el síndrome metabólico, que es caracterizado en parte por los contenidos anormales del lípido en el sistema vascular, conocido como dyslipidemia. La antocianina ha sido mostrada para prevenir dyslipidemia manifestando y ascendiendo metabolismo de lípido sano. Además, las antocianinas pueden regular la distribución del colesterol, de tal modo previniendo coágulos e inhibiendo la transmisión de señales favorable-inflamatoria.

Otro camino con el cual los arándanos ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular implica la antocianina que media un aumento en la actividad de la ciclasa del guanylate en el acoplamiento vascular del músculo liso.

Nuevo estudio demuestra que los arándanos son cardiosaludables

Foto Referencial

La más reciente ha sido una investigación llevada a cabo por un grupo de expertos de la Universidad de of East Anglia (Inglaterra) asociados con científicos de la Universidad de Harvard que han demostrado que los arándanos también pueden ser buenos para nuestro corazón. Según el estudio, si comemos 150 g de estas bayas al día, podemos reducir notablemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

El estudio se centró en si el consumo de arándanos podía tener algún efecto sobre el síndrome metabólico, un conjunto de trastornos de nuestro metabolismo que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y que, normalmente, se refleja en la presión arterial alta y el exceso en el abdomen.“Estudios anteriores han indicado que las personas que consumen arándanos regularmente tienen un riesgo reducido de desarrollar enfermedades cardiovasculares como la diabetes tipo 2. Esto puede explicarse por el hecho de que son ricos en unos compuestos naturales llamados antocianinas, que son los flavonoides responsables del color rojo y azul de las frutas”, explican los autores del estudio.

Durante seis meses, el equipo de científicos observó y estudió los efectos del consumo diario de arándanos en 138 personas con sobrepeso y obesas de 50 a 75 años que padecían el síndrome metabólico. El resultado fue que los sujetos que consumían una taza de 150 g de arándanos al día experimentaban una mejora constante en la función vascular y la rigidez arterial. De este modo, se reducía el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en un 12-15%.

En cambio, comer solo media taza de estos frutos (75 gramos) no producía los mismos resultados, lo que sugiere que las personas con mayores riesgos cardiovasculares podrían necesitar raciones más elevadas , es decir, un extra de flavonoides, para poder notar la diferencia.

Lea también: Los beneficios del huevo de codorniz

Fuente: Alimente

Comenta y se parte de nuestra comunidad