Foto Referencial

La enfermedad infecciosa, denominada covid-19, se contagia por el aire, sobre todo en interiores. No es tan contagiosa como el sarampión, pero los científicos reconocen ya abiertamente el papel que desempeña en la pandemia el contagio por aerosoles: minúsculas partículas contagiosas que exhala un enfermo y quedan suspendidas en el aire en ambientes cerrados.

Un bar o restaurante, han sido señalados de ser focos, dado que suponen una parte importante de los contagios del ámbito social. Sobre todo, por ser los más explosivos: cada brote en una discoteca supone una media de 27 personas infectadas por covid-19, frente a solo 6 contagios en las reuniones familiares.

Para ejemplificar aún más esto: en los supercontagios, tenemos lo sucedido en una discoteca cordobesa, con 73 infectados tras una noche de fiesta. O el contagio por covid-19 de 12 clientes en un bar de Vietnam, recién analizado por los científicos.

Pero ahora bien, en un bar se ha reducido el aforo a la mitad, con 15 personas consumiendo y tres empleados. Las puertas están cerradas y no hay ventilación mecánica. En el peor de los casos, sin tomar ninguna medida, pasadas cuatro horas se infectan 14 clientes, por covid-19.

Si usaran permanentemente las mascarillas, esa probabilidad cae hasta los 8 contagios. Al ventilar el local, que se puede realizar con buenos equipos de acondicionamiento del aire, y si se acorta el rato que pasan en el bar, la probabilidad de contagio se desploma hasta apenas una única persona.

En primavera, las autoridades sanitarias de España, obviaron esta vía de contagio, pero recientes publicaciones científicas han motivado a la Organización Mundial de la Salud o los CDC a reconocer este riesgo.

De modo que un artículo en Science (revista científica), habla de evidencias “abrumadoras” y los CDC señalan que bajo ciertas condiciones, personas con covid-19 podrían haber infectado a otras que se encontraban a más de dos metros de distancia.

Estas transmisiones ocurrieron dentro de espacios cerrados con ventilación inadecuada. En ocasiones, la persona infectada respiraba con intensidad, por ejemplo al cantar o ejercitarse, contrayendo covid-19.

Con información de www.elpais.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad