Foto Referencial

La inmunoterapia es un conjunto de técnicas que consigue la inmunización del individuo frente a una determinada enfermedad tras administrarle anticuerpos específicos. Precisamente en el tratamiento del cáncer, estas terapias están alcanzando unos resultados más esperanzadores. Parte del trabajo ya está hecho, gracias a los fármacos desarrollados por las principales compañías farmacéuticas, y los resultados son muy esperanzadores para frenar el avance de los tumores.

La también llamada terapia biológica, como se le conoce a la inmunoterapia detiene o retrasa el crecimiento de las células cancerosas, impide que pase a otros órganos y, en este sentido, habilita a nuestro sistema inmunitario para que pueda destruir las células tumorales.

Preparar el organismo

Las técnicas inmunoterápicas no son nuevas (la revista Science le dedicó una portada en 2013 y las calificó como «el avance científico más importante del año»), pero es ahora cuando el camino ya es claramente esperanzador para luchar contra el cáncer. Por ejemplo, en la actualidad existen fármacos capaces de crear la llamada ‘memoria inmunológica’ y, por lo tanto, seguir haciendo que el cuerpo reaccione todo el tiempo necesario ante ciertos tipos de tumores, lo que aumenta la supervivencia del paciente. En todo caso, no todos los tumores son tratables a medio-largo plazo con inmunoterapia, ni las técnicas funcionan igual en todos los pacientes que tienen tumores que sí son tratables mediante ellas.

Aportación española

Foto Referencial

Actualmente, se ha revolucionado con fármacos que actúan sobre puntos de control inmune y ya existen datos a largo plazo en melanoma metastásico, donde hasta un 20% de los pacientes están vivos a los 10 años. Los nuevos fármacos que inhiben los puntos de control inmune han sido aprobados por la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) en melanoma, cáncer de pulmón no microcítico, cáncer renal y vejiga. Además, han demostrado muy buena actividad en otros tumores como el linfoma de Hodgkin o el carcinoma de Merkel».

En este campo la aportación española ha sido aplaudible: «Aunque no se pueden enumerar todos los investigadores implicados, se puede destacar a algunos oncólogos como el doctor Luis Paz-Ares, por su contribución en el desarrollo y aprobación de Nivolumab en carcinoma de pulmón no microcítico (NEJM 2015). Además, los doctores J. Lopez-Martin y E. Calvo (senior) son investigadores del estudio en carcinoma microcítico de pulmón publicado en Lancet Oncol 2016. E Ignacio Melero es uno de los inmunólogos españoles que investigan el cáncer con mayor reconocimiento a nivel mundial», explica el doctor Guillermo de Velasco, secretario científico de la Sociedad Española de Oncología Médica, (SEOM).

Datos para la esperanza

Día a día, los investigadores acortan los caminos del cáncer para engañar al sistema inmunológico y, por lo tanto, habilitarlo para controlar el tumor. Con datos esperanzadores, como que más del 50% de los pacientes con melanoma metastásico tratados con inmunoterapia no han empeorado dos años después del inicio del tratamiento, estas técnicas exigen un especial esfuerzo por parte de las instituciones para que este prodigio de la ciencia sea cada vez más accesible, eficaz, vital. Para acabar, en suma, con el cáncer.

Lea También: Un tratamiento alucinógeno con psilocibina alivia la depresión

Con Información de: Sabervivir.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad