CRISPR-Cas9 es una herramienta conocida en el mundo científico como el «corta y pega», porque permite editar el ADN de cualquier organismo, lo que se considera el avance científico más importante del último siglo.

Lea También: Ejercicios para tener brazos tonificados como los de Sandra Bullock

Un proyecto del pretende construir una herramienta CRISPR Cas dirigida contra el coronavirus que lo degrade e impida su replicación.

«Sería como un tratamiento antiviral directo al corazón del coronavirus», detallan expertos a Web Consultas.

El genetista Lluís Montoliu explicó que en estos momentos las aplicaciones biomédicas que están siendo más favorecidas son las aplicaciones fuera del paciente, que tienen que ver con la sangre y la piel.

COVID-19 atusaludenlinea
Foto Referencial

Ana Sastre Perona, investigadora del Instituto de Genética Médica y Molecular del Hospital Universitario La Paz (Ingemm) afirma que hasta ahora la mayor utilidad de las CRISPR ha sido a nivel de investigación básica e investigación traslacional, porque ha ayudado, entre otras cosas, a generar modelos de enfermedades. Al conocer las alteraciones genéticas de los pacientes han sido capaces de reproducirlas en sistemas, bien sea de ratón, bien sea con células humanas, y disponer de mejores modelos de enfermedad ha permitido investigar posibles opciones terapéuticas.

Otra de las potenciales aplicaciones para la CRISPR es su posible utilidad para detectar la infección por coronavirus. Montoliu reitera que “el laboratorio de Jennifer Doudna ha realizado muchísimas contribuciones al universo CRISPR, y en septiembre propuso un nuevo método de diagnóstico basado en CRISPR, donde utiliza otra proteína Cas que se llama Cas 13a, y que se puede aplicar para detectar por ejemplo el RNA del genoma del coronavirus SARS-CoV-2 y puede utilizarse para diagnosticar COVID-19, según ellos dicen, en 5 minutos, con un sistema de fluorescencia”.

“Se trata –afirma el genetista– de un proyecto financiado por la plataforma de salud global del CSIC –que se ha nutrido de fondos de mecenazgo privado de empresas y de ciudadanos–, y en el que se ha reunido a virólogos y a biólogos moleculares y a especialistas en estas proteínas CRISPR-Cas, con el objetivo de utilizar una nueva proteína CRISPR-Cas que se llama Cas 13d, que es capaz de cortar específicamente moléculas de ARN. Dado que el coronavirus, su genoma, su corazón, es una molécula de ARN, lo que hemos planteado y estamos investigando es la manera de construir una herramienta CRISPR Cas dirigida contra el coronavirus que lo degrade, y que así impida su replicación. Sería como un tratamiento antiviral directo al corazón del coronavirus”.

Comenta y se parte de nuestra comunidad