Foto Referencial

El actor mexicano Rafael Amaya confesó que tener una vida de excesos lo llevó a ausentarse y posteriormente salir de la telenovela El Señor de los Cielos.

Aunque en las últimas semanas ha hecho discretas apariciones públicas, ahora decidió sincerarse sobre los problemas que lo alejaron del mundo del espectáculo.

El actor mexicano protagoniza la portada digital de la nueva edición de People en Español y dio una reveladora entrevista. «Perdí mi paz interior, el amor que le tenía a mi familia, a mi trabajo. Poco a poco me fui sumergiendo en el fango oscuro del alcohol y las drogas, viviendo todos los excesos posibles habidos y por haber«, explicó.

Rafael indicó que durante meses estuvo entre Europa, Centro y Suramérica de incognito para evitar ser reconocido. «Estuve mucho tiempo solo, haciéndole mucho daño a mis seres queridos, a mis amigos, a mis compañeros y al público también«.

Su amigo y compadre Roberto Tapia dijo a la publicación que recibió una llamada de su parte «Me dijo: ‘Compadre, necesito ayuda, ya no puedo’«.

Fue así cómo junto a la mánager del actor lograron que se internara en un centro de rehabilitación en Sinaloa. Agradeció también la ayuda que le dio Julio César Chávez. «Soy un ser humano, no soy un robot. Me dejé llevar por el alcohol, las banalidades. Estaba cegado por el manto oscuro de la drogadicción«, enfatizó.

«Me aislé por muchos temas psicológicos, personales, temas de familia, de trabajo, mucha inseguridad. Había perdido la paz interior. Estaba volando sin ningún rumbo. Estaba pidiendo a gritos que me ayudaran [porque] me sentía muy solo. Sentía que había perdido todo, incluso sentía que mi vida no valía, que había sido un error haber sido actor«, dijo.

Lea También: George O’Malley regresa a la serie Grey’s Anatomy

Con Información de: Eonline.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad