Foto Referencial

Si eres amante de los tomates secos te contamos que puedes hacerlos en casa con facilidad. Además, con esta técnica lograrás un sabor único y podrás conservar estos frutos más tiempo.

Los tomates secos son una opción deliciosa y los puedes conseguir ya hechos en dietéticas o supermercados, también se pueden preparar en casa con facilidad.

Los tomates secos los puedes incorporar en ensaladas, pastas, arroces, pizzas y en todo tipo de guisos, además de ser una magnífica guarnición para servir con carnes o pescados. En todos los casos nos ofrecen una destacada potencia aromática y un característico sabor. Ahora, en verano son perfectos en ensaladas y pastas donde dan mucho juego.

¿Cómo hacer tomates secos en casa?

Tradicionalmente, los tomates se secaban en el sol y luego se les combinaba con aceite de oliva y hierbas aromáticas. En la actualidad también se los puede hacer de esta manera o utilizando un horno para acelerar el proceso. Asimismo, se mantiene la costumbre de acompañarlos con aceite, hierbas u otros condimentos.

Ten en cuenta que para obtener 1 kilo de tomates secos se necesitan entre 13 a 20 kilos de tomate fresco. Resulta más económico seleccionar y descartar aquellos que estén en mal estado en la etapa de lavado que hacerlo luego del procesado.

Ingredientes

  • 10 tomates maduros.
  • 1 diente de ajo.
  • 5 hojas de albahaca fresca.
  • Pimienta al gusto.
  • 1 pizca de sal.
  • Aceite de oliva: cantidad necesaria.
Foto Referencial

Procedimiento de los tomates ecos

Primero, a la hora de elegir los tomates, es recomendable escoger unos pequeños que no contengan excesiva cantidad de agua -nos valdrían hasta los ‘cherry’-. Los lavamos, los secamos y los cortamos en cuartos o en mitades, aunque también podríamos secarlos enteros.

El siguiente paso es echarles sal y pimienta y ponerlos con las semillas hacia arriba encima de una rejilla, que pondremos al sol durante una semana, metiéndolos durante las noches para que no absorban humedad. Podemos taparlos con una red para que no se ensucien.

Si decidimos secarlos en el horno -método menos recomendable porque los tomates se conservan menos tiempo- hay que ponerlos en una bandeja salpimentados y meterlos en el horno pre-calentado a 80 ºC dejando que se sequen entre 6 y 8 horas y dándoles la vuelta de vez en cuando durante este tiempo.

¿Cómo conservarlos?

Una vez que los tomates se han enfriado, poner dentro de un bote de cristal previamente esterilizado, junto con un diente de ajo, albahaca y un poco de pimienta, apretándolos un poco para que quede poco aire entre tomate y tomate, pero teniendo cuidado de no estropearlos. Cubrir completamente con aceite de oliva extravirgen y asegurarse que no queden bolas de aire dentro del bote. Si es necesario después de unas horas volver a poner aceite para que los tomates queden completamente sumergidos. Si el proceso de secado se ha realizado correctamente, los tomates secos durarán varios meses. Es aconsejable esperar al menos una semana antes de consumirlos para que la conserva coja sabor.

Lea también: Los trucos para hacer una salsa de tomate casera

Fuente: Mejorconsalud

Comenta y se parte de nuestra comunidad