Expertos crearon una placenta artificial para aumentar la supervivencia de los recién nacidos prematuros, que nacen a los seis meses o antes, evitando al máximo las secuelas que puedan quedarles.

Lea también: En Hollywood lloran por la modalidad «streaming» de las películas

El objetivo del ambicioso proyecto del Centro de Investigación de Medicina fetal, señala que es uno de los más singulares que se puedan realizar. Para Eduard Gratacós, experto en neonatología, el experimento podrá permitir «una nueva generación de técnicas revolucionarias de la medicina fetal»

Gracias a la placenta artificial, los bebés nacidos antes de término seguirán desarrollándose en un entorno parecido al útero materno; los recién nacidos estarán en una especie de bolsa artificial, realizada con materiales biocompatibles.

Gracias a la placenta artificial, los bebés nacidos mucho antes de término se seguirán desarrollando en un entorno más parecido al útero materno que el de las incubadoras actuales.

A través del cordón, las hormonas y otras sustancias que el feto recibe de la madre de forma natural o que son producidas directamente en la placenta.

depresión postparto
Foto Referencial

Un proyecto de este tipo es un gran reto por la gran dificultad de llevarlo a cabo. Pero es algo que, si se logra crear con éxito, supondrá un paso de gigante para la supervivencia y la calidad de vida de los bebés que nacen antes de las 28 semanas, refiere SaberVivir.

Hoy en día no todos los prematuros extremos logran sobrevivir. Según un estudio publicado en JAMA, lo consiguen entre un 25 y un 75%.

  • Hay que tener en cuenta que, antes de los seis meses de gestación, los pulmones, los intestinos y el cerebro están poco desarrllados.
  • Además, cuando los bebés nacen en este momento sus órganos sufren un gran estrés porque tienen que adaptarse a otras condiciones de temperatura, respiran de forma mecánica y se alimentan mediante una sonda.

El alumbramiento de la placenta

Su previsión es acabar de desarrollarlo en los próximos cinco años, en dos fases. En la primera fase, se ensayará su eficacia en un modelo animal. Y en la segunda se valorarán los efectos a largo plazo en el desarrollo de los principales órganos (cerebro, corazón y pulmones) y, si es necesario, se introducirán mejoras.

Además, cuenta con un equipo de evaluación internacional que valora muy positivamente la puesta en marcha de este proyecto.

Comenta y se parte de nuestra comunidad