Foto Referencial

Tras seguir una dieta depurativa durante unos días, estimulas y potencias las funciones del riñón y el hígado, por lo que tu cuerpo se va deshaciendo activamente de las sustancias tóxicas acumuladas.

A estas alturas del año, te siente cansado e hinchado. La acumulación de toxinas ha hecho un deterioro en tu cuerpo y necesitas depurarte. Tu hígado no puede hacerlo todo solo, por eso vamos a ayudarle con una dieta depurativa que te limpie por dentro y te recargue las pilas.

Beneficios de las dietas depurativas

Como con todas las dietas hay que tener cuidado y no obsesionarse, ni confundirse. Una dieta depurativa no es más que un menú a base principalmente de verduras, frutas, proteínas bajas en grasas y mucho líquido que te va a ayudar a liberar toxinas y evitar la retención de líquidos que te tiene abotargado. No es una dieta para adelgazar, sino para limpiar y sentirte más ligero.

  • Para empezar, nada más levantarte toma un zumo de limón con agua tibia.
  • Desayuna una taza de té verde y un batido de leche desnatada o de soja con manzana y plátano.
  • A media mañana. Otra taza de té y unas almendras.
  • Un caldo depurativo hecho con cebolla, tomate y col. Una ensalada verde y un filete de pavo a la plancha. Termina con un té verde o rojo.
  • Para merendar toma una manzanilla y una rodaja de piña.
  • En la cena comienza con un puré fino de calabaza y calabacín y continúa con un filete de salmón al horno y un bol de sandía.
  • Procura evitar estos días: las carnes grasas, el alcohol, los fritos, los refrescos, el café, el azúcar refinado y los dulces, y los productos precocinados. ¡Aguanta!
  • Bebe además del líquido de la dieta, ocho vasos de agua. Irás a todas horas al baño, te lo avisamos, pero son sólo unos de días.
  • Acompaña la dieta con algo de ejercicio, así el efecto será mayor. Y no fumes.

Puedes hacer esta dieta depurativa dos o tres días máximos, variando las verduras de la ensalada, las frutas o cambiando el tipo de pescado. No sustituyas ni el puré ni el caldo, porque son diuréticos y te ayudarán a deshincharte. No mantengas esta dieta más tiempo, pues faltan nutrientes esenciales y no es completa. Sólo sirve para limpiarte, tras un período en el que te hayas excedido un poco. Ante cualquier duda consulta con un profesional. Consulta también otras dietas similares que te ayudan a limpiarte por dentro como la dieta depurativa de la piña.

Foto Referencial

Ayudas extra para no acumular toxinas

Además de potenciar en tus menús vegetales frescos, proteínas ligeras, grasas buenas y fibra, te proponemos algunas recomendaciones en forma de batidos, zumos, cremas y sopas que, además de estar deliciosos, son diuréticos y desintoxicantes. Tómalos 2 o 3 veces a la semana para mantenerte limpia por dentro.

Batidos y zumos que te limpian

Batido de berros y manzana: las verduras de hoja verde como el berro favorecen el trabajo del hígado. Añádele manzana y le darás un toque de dulzor.

Zumo de papaya y pomelo: un verdadero arsenal de antioxidantes, vitaminas, fibra y potasio. Además, la papaya protege el hígado y es digestiva.

Zumo de acelgas, limón y zanahoria: esta combinación no solo tiene acción diurética, depuradora y alcalinizante de la sangre, sino que también tiene efecto remineralizante, te ayuda a mantener la piel bien tersa y suave y apenas suma calorías. Y todo gracias a las vitaminas (C, del grupo B y betacarotenos), los minerales y la fibra de estos ingredientes.

Zumo de naranja, apio y piña: este zumo también tiene efecto diurético y depurativo, estimula las defensas y aporta un verdadero arsenal de vitaminas y sustancias antioxidantes. La piña destaca por su bromelina, que ayuda a digerir las proteínas, el apio favorece la eliminación de toxinas por la orina y la naranja facilita el trabajo al hígado.

Sopas y cremas depurativas

Sopa con apio y cebolla: Ambos son fuente de fibra, sales minerales y vitaminas, y destacan por su acción diurética y depurativa. Para acentuar este efecto añádele un chorrito de zumo de limón.

Sopa de col y puerro: La col es laxante, diurética y depurativa, entre otras muchas virtudes medicinales. Si las combinas con puerro, que también es rico en fibra y potasio, se multiplican estas virtudes.

Crema de calabacín con algas: El calabacín solo tiene 17 calorías por 100 g porque contiene mucha agua. Usa una patata para espesar la crema en lugar de queso. Y enriquécela con algas.

Gazpacho andaluz: A base de tomate, cebolla, pepino, pimiento y ajo, es un plato con un alto aporte de agua y potasio. Esto favorece la producción de orina y la eliminación de desechos.

Lea también: Remedios naturales para limpiar las arterias

Fuente: Axahealthkeeper

Comenta y se parte de nuestra comunidad