Un estudio realizado por investigadores del Hospital Sant Pau de Barcelona, refiere que la estimulación profunda del cerebro con electrodos puede acabar con los delirios y alucinaciones en pacientes con esquizofrenia resistente.

Lea también: En Hollywood lloran por la modalidad «streaming» de las películas

La estimulación cerebral mediante electrodos puede ser beneficiosa en pacientes que no responden adecuadamente a otros tratamientos. El estudio fue financiado por el Instituto de Salud Carlos III.

La esquizofrenia afecta al pensamiento, comportamiento y emociones. Además le impiden al enfermo vivir normalmente si no se controla; los síntomas pueden variar, pero conllevan: fantasías, alucinaciones y habla desorganizada.

La esquizofrenia puede dar signos ya en la adolescencia; movimientos anormales, posturas extrañas y descuidos de higiene.

Los pensamientos y comportamientos suicidas son habituales en personas con esquizofrenia, por lo que es importante tener la enfermedad bajo control.

La esquizonfrenia afecta a un 1% de la población mundial (450.000 casos en España) pero, como decíamos, hasta un 30% no responde adecuadamente al tratamiento con fármacos antipsicóticos convencionales, refiere SaberVivir.

Cinco de los pacientes del experimento presentaron un grado de mejoría suficiente como para avanzar en su tratamiento terapéutico, ya fuera con terapias personalizadas o recursos comunitarios (centros de día y/o hospitales de día), a los que no podían acceder antes de la intervención con electrodos porque los síntomas de la esquizofrenia eran muy intensos.

Por los resultados obtenidos, los investigadores soslayan que una lección importante de este proyecto es la necesidad de implantar programas de recuperación para cada paciente. La intención es seguir en esta línea, que ya se encuentra en la segunda fase experimental.

Comenta y se parte de nuestra comunidad