Durante el embarazo, la zona íntima de la mujer se vuelve más vulnerable, por lo que hay que ser más cuidadosa con la higiene para evitar problemas de salud que podrían acabar afectando al futuro bebé.

El embarazo es uno de los momentos de la vida de cualquier mujer en el que más cambios se producen.

Sin embargo, las alteraciones no sólo se producen en la tripa a medida que el futuro bebé va creciendo y desarrollándose, sino en todo el cuerpo.

La mujer tiene que extremar el cuidado de su salud durante esos nueve meses y una zona muy sensible es la vaginal.

Precisamente la gestación hace que la zona íntima esté más expuesta a ciertos problemas.

La higiene íntima durante la gestación requiere de un especial cuidado, ya que debido a los cambios fisiológicos que acontecen» insiste la doctora Sofía Ortega Ricondo.

Durante los nueve meses es importante adaptar ciertos hábitos de vida para cuidar la zona íntima de una forma aún más cuidadosa con respecto a otros ciclos de la vida de una mujer.

Y es que la higiene es un hábito imprescindible para alejar posibles infecciones, más aun en una época en la que las defensas de la mujer se reducen.

Imagen referencial

No podemos olvidar que, por ejemplo, al final del embarazo suele ser frecuente la aparición de edema o las varices vulvares.

“Esto, en muchas ocasiones, puede producir disconfort y sensación de pesadez”, explica la doctora.

El único problema que pudiera aparecer durante esta etapa de la vida, es el pH natural, lo que podría favorecer la aparición de infecciones:

Como la candidiasis.

Lo más importante es acudir a todos los médicos indicados durante la gestación y consultar al especialista ante cualquier molestia que se padezca.

El especialista recomendará, si fuera necesario, el tratamiento médico y modificará los hábitos de higiene de la gestante.

Lea también: ¿Por qué es importante prevenir las infecciones urinarias en el embarazo?

Con información: https://www.webconsultas.com/

Comenta y se parte de nuestra comunidad