Foto Referencial
Foto Referencial

Como cada año después de las navidades, y en la mayoría de los casos, luego de los excesos cometidos, o incluso al regreso de las vacaciones, miles de personas se embarcan en la aventura deportiva de inscribirse en un gimnasio. Pero este saludable propósito a costa del tópico “año nuevo, vida nueva”, no siempre llega a buen puerto. Son muchos los que abandonan por el camino. Falta de motivación, de paciencia, de tiempo, entre otras son siempre las excusas que hacen cuesta arriba el cumplir con la cita de la salud a través del ejercicio.

Conocer algunos de los múltiples beneficios de practicarlo puede ayudar a que alguno se convenza definitivamente y se anime a dar el paso de apuntarse al gimnasio de una vez por todas.

Beneficios de apuntarse al gimnasio

Foto Referencial

Son múltiples las virtudes que nos regala el deporte, visibles tanto en el plano físico como en el psicológico. Dentro del físico aparecen el fortalecimiento de estructuras (músculos, articulaciones, ligamentos, tendones…) y la mejora en la capacidad cardiorrespiratoria, lo cual supone un mejor aprovechamiento del oxígeno en el sistema circulatorio. Todavía dentro de los beneficios en el plano físico, se encuentra una mayor respuesta inmunológica ante infecciones, así como un retraso en la aparición de la artrosis o la osteoporosis, y el control de su avance; por otro lado colabora en la disminución del colesterol total y del colesterol LDL (malo), con aumento del colesterol HDL (bueno).

En el plano psíquico, y debido al agotamiento y la concentración en el esfuerzo a realizar, se encuentran beneficios tales como: eliminación de estrés y tensión, o la disminución del grado de agresividad, ira, ansiedad, angustia y depresion (gracias al incremento en la secreción de diferentes hormonas que contribuyen a la mejoría de las funciones del organismo). Por tanto, si lo que buscas es un desahogo a las largas y estresantes jornadas laborales o a un jefe demasiado agobiante, acudir a un gimnasio puede ser la actividad perfecta para soltar tensiones y olvidarte de tus problemas por un rato. Cuando salgas verás como te sientes mejor, más relajado y de mejor humor. Además, en estos tiempos de coronavirus, el gimnasio puede ser una buena opción segura de ocio dentro de las pocas posibilidades disponibles actualmente.

Además de los beneficios que mencionamos, es indiscutible la contribución en las relaciones humana que aporta el ejercicio. Los gimnasios son el lugar perfecto para conocer gente, entablar conversaciones e interrelacionar con otras personas mejorando así nuestro componente humano. En el gym encontrarás gente con tus mismas aficiones, con las que poder compartir opiniones y quien sabe si una amistad más firme fuera de las clases de aeróbic, así que no lo pienses más y comienza en el gym de tu preferencia.

Lea También: Deporte por la noche: ¿facilita o dificulta el sueño?

Con Información de: Webconsultas.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad