La enfermedad de Crohn es un trastorno intestinal de tipo autoinmune que suele diagnosticarse antes de los 30 años.

Hasta los momentos no se conocen sus causas, sí los fármacos, alimentos y hábitos que ayudan a controlar sus molestias.

Entonces, ¿Qué es?

La enfermedad de Crohn es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) que afecta a cualquier porción del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, es lo más frecuente en el último segmento del intestino delgado, el íleon.

Su causa es desconocida aunque hay varias teorías sobre un origen autoinmunitario en individuos con cierta predisposición genética y con participación de otros factores ambientales.

Las manifestaciones más constantes en los pacientes con Crohn serán el dolor abdominal y la diarrea. Su asociación genética es más bien poligénica, no sigue un patrón de herencia simple.

La enfermedad es crónica, pero alterna períodos de brote con otros de inactividad y cada paciente la desarrolla de una forma diferente;

  • Personas con síntomas graves con agudizaciones frecuentes.
  • Personas que tienen largos períodos sin síntomas incluso sin tratamiento.

La mayoría de los pacientes consiguen una calidad de vida casi normal la mayor parte del tiempo.

Dentro de la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa comparten buena parte de sus síntomas, pero presentan rasgos que las hacen claramente dos entidades distintas.

El desarrollo de nuevas terapias biológicas en los últimos años ha contribuido a una mejora de la calidad de vida de estos pacientes.

Imagen referencial

Causas de la enfermedad de Crohn

Las causas de la enfermedad de Crohn son desconocidas y ninguna teoría es definitiva.

La influencia genética es muy importante y aproximadamente el 20% de los enfermos tienen familiares afectados por este trastorno.

El factor de riesgo más importante para desarrollar una enfermedad inflamatoria intestinal es tener un familiar que padece la enfermedad. 

Se han determinado al menos tres mutaciones del gen NOD2/CARD15, que es especifico para la enfermedad de Crohn, y que determina una respuesta alterada a las bacterias de lo que se denomina la microbiota intestinal.

Las personas afectadas tienen un sistema inmunitario que reacciona de forma exagerada ante virus o bacterias que llegan al intestino, provocando la reacción inflamatoria de todo el grosor de las paredes intestinales, donde se forman cicatrices. 

Lo que todavía no se ha identificado es si alguna especie de microorganismo está más directamente implicado que otro.

Por otro lado, se ha demostrado que el tabaco aumenta el riesgo de desarrollar enfermedad de Crohn, por lo que, empeora la evolución de la enfermedad si se continúa fumando. 

De hecho en algunos hermanos con enfermedad inflamatoria intestinal, se da la curiosa circunstancia de que el fumador presenta enfermedad de Crohn y el no fumador colitis ulcerosa.

Otros factores que influyen negativamente sobre la enfermedad son el estrés diario y los sucesos vitales importantes como la pérdida de un ser querido, un divorcio, o conflictos interpersonales.

Síntomas de Crohn

Los síntomas de la enfermedad de Crohn son variables de una persona a otra, dependen de la parte del tubo digestivo que esté afectada.

Varían desde síntomas leves a graves, y pueden aparecer o desaparecer con períodos de reagudizaciones.

Los principales síntomas de la enfermedad de Crohn son:

  • Cansancio.
  • Dolor abdominal, que empeora tras las comidas y mejora con la deposición, localizado frecuentemente en la zona inferior derecha del abdomen.
  • Fiebre no muy alta, Si es alta y se acompaña de escalofríos puede deberse a una infección o perforación del intestino.
  • Malabsorción de nutrientes, debido a la inflamación de las paredes del intestino delgado. Puede provocar déficit de vitaminas, calcio y otros minerales, lo que provoca alteraciones en todo el cuerpo. En niños es causa de retraso en el crecimiento.
  • Diarrea moderada con 4-8 deposiciones al día. No suele acompañarse de sangre, a no ser que el intestino grueso más cercano al ano esté afectado. Suele alternarse con períodos de estreñimiento si la inflamación obstruye el paso a través del intestino.
  • Pérdida de peso involuntaria por la falta de apetito, diarrea y sitofobia.

Un tercio de los enfermos tendrán afectación del último tramo del intestino grueso, el recto, y también del ano y sus proximidades, en algún momento de su vida.

Las lesiones más frecuentes son:

  • Fisura anal: desgarros en el borde del ano. Las lesiones son más amplias, pero menos profundas y dolorosas, que las no relacionadas con la enfermedad de Crohn.
  • Fístulas perianales: conductos anómalos entre el recto y el exterior, alrededor del ano. Son profundas, múltiples y con varios orificios de salida.
  • Abceso perianal: infección localizada con pus acumulado, que se manifiesta con dolor perianal y fiebre.

Algunas complicaciones frecuentes de la afectación inflamatoria en el intestino pueden ser:

Obstrucción intestinal: la inflamación continua de las paredes del intestino causa cicatrices fibrosas que disminuyen el calibre del tubo digestivo y dificultan el paso a través de él.

Causa estreñimiento y, en ocasiones, náuseas y vómitos.

Fístulas entre vísceras vecinas: son úlceras que perforan el intestino y conectan su luz con la de otros órganos cercanos a él como la vejiga, la vagina, o hacia el exterior a través de la piel.

A través de estas fístulas se pueden expulsar las heces y gases del intestino.

Megacolon tóxico: es una dilatación del intestino grueso debida a la pérdida de la fuerza de los músculos de las paredes intestinales por la constante inflamación que sufren.

Aparece dolor abdominal, fiebre, aumento de la frecuencia cardíaca y distensión abdominal; el riesgo de perforación es alto.

Es más frecuente en otro tipo de enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa.

Fármacos para la enfermedad de Crohn

Varios medicamentos ayudan a controlar la enfermedad de Crohn limitando la inflamación y la sintomatología.

Se utiliza medicación que disminuya la aparición de nuevos brotes.

El tratamiento de la enfermedad de Crohn, por tanto, nunca es curativo. Las familias de fármacos más utilizadas son:

Fármacos 5-Aminosalicílico o 5-ASA: son antiinflamatorios útiles en la afectación leve del colon principalmente.

Los más utilizados son la sulfasalazina y la mesalazina por vía oral, también hay preparados en enemas y supositorios.

Glucocorticoides: se utilizan en agudizaciones de la enfermedad y, una vez controlada, se dejan de administrar.

Para la afectación del íleon terminal, que es la más frecuente, se utiliza budesonida, que tiene una acción más localizada.

Para casos más graves se administra prednisona.

Los efectos secundarios están relacionados con el tiempo de administración, y son varios: 

  • retención de líquidos,
  • redistribución de la grasa corporal
  • estrías abdominales
  • aumento del azúcar en sangre
  • cataratas

Antibióticos: son útiles el metronidazol y el ciprofloxacino especialmente cuando hay afectación del ano y proximidades.

Los efectos secundarios más comunes son las náuseas, sabor metálico, e interacciones desagradables con el alcohol.

Inmunosupresores: inhiben al sistema inmune evitando así la reacción inflamatoria; se utilizan cuando no funcionan los glucocorticoides y para evitar nuevos brotes.

Los más utilizados son la azatioprina, 6-mercaptopurina y el metrotexato.

El metrotexato debe interrumpirse 3 meses antes de procurar la concepción, tanto en los hombres como en las mujeres, porque provoca alteraciones genéticas en el embrión.

Anti-TNF-α: eliminan el TNF, una molécula que potencia la inflamación.

Se utilizan a la vez que los inmunosupresores si estos no son suficientes; los más usados son el infliximab, adalimumab y certolizumab.

Los pacientes con enfermedad de Crohn deben evitar el uso de antiinflamatorios no esteroideos y algunos antibióticos como la amoxicilina-clavulánico.

Lea también: La peligrosa enfermedad del sueño africana: conoce todo al respecto

Con información de: https://www.webconsultas.com/

Comenta y se parte de nuestra comunidad