Tips para la seducción sexual
Foto Referencial

La meditación orgánica es una nueva forma de vivir la sexualidad sin prisas; a través de la estimulación concienzuda del clítoris, este método permite alcanzar orgasmos más intensos y prolongados.

Lea también: ¿Cuál es el mejor ejercicio cardio para perder peso?

El cerebro es el principal órgano sexual de los seres humanos; tanto el amor y el deseo activan zonas específicas cerebrales de las que dependen la excitación y el orgasmo.

Las caricias y los estímulos sensoriales, junto a los pensamientos y las fantasías sexuales, desencadenan la respuesta sexual y mantienen el interés durante las relaciones íntimas.

La conexión entre la mente y el placer sexual además del hecho de que la meditación activa los principales centros de placer en el cerebro, quizá inspiraron a la estadounidense Nicole Deadone para idear una nueva forma de vivir la sexualidad.

Con la meditación orgásmica, se liberan las tensiones y el estrés generado por las prisas de la vida cotidiana. Deadone es autora del libro Sexo lento, el arte y oficio del orgasmo femenino. Allí propone que las mujeres alcanzan la plenitud y la felicidad mediante la manipulación del clítoris.

Con el correcto uso del clítoris se activa el sistema límbico, y se provoca la liberación de oxitocina, mejor conocida como la hormona de la felicidad, en el cerebro.

Durante las sesiones de meditación orgásmica que se llevan a cabo en las sedes de OneTaste, la organización fundada por Deadone, un experto en la técnica masajea el clítoris de la mujer, centrándose en el punto situado en el cuadrante superior izquierdo.

Durante el acto, la mujer se concentra y conecta su mente con este centro de placer; describe lo que siente y el masajeador conoce todo lo que la mujer desea, que vaya más lento o más rápido o que cambie los movimientos de su mano.

Meditación orgásmica, el arte del sexo lento

El principal objetivo de la meditación orgásmica no es solo alcanzar el orgasmo –aunque promete alcanzar un clímax de hasta 15 minutos de duración–, sino disfrutar plenamente del proceso que conduce al mismo

Se trata de un procedimiento que requiere tiempo, suavidad y paciencia, que pretende ejercitar la espiritualidad a través de un punto tan extremadamente sensible del organismo femenino como el clítoris, y cuyo principal objetivo, aunque resulte paradójico, no es solo alcanzar el orgasmo –aunque promete alcanzar un clímax de hasta 15 minutos de duración–, sino disfrutar plenamente del proceso que conduce al mismo, refiere WebConsultas.

Aunque la meditación orgásmica está indicada para las mujeres, OneTaste también organiza cursos para que los hombres aprendan la técnica, y descubran nuevas formas de estimular satisfactoriamente a sus parejas, mejorando la comunicación y el conocimiento mutuo, y consiguiendo una mayor seguridad en sus relaciones íntimas.

Comenta y se parte de nuestra comunidad