Foto Referencial

Una nueva vacuna para prevenir la infección por COVID-19 se encuentra ahora mismo en desarrollo, en los laboratorios del profesor Peter Kim de la Universidad de Stanford, en el Reino Unido.

Lea También: ¿Cuál es el mejor ejercicio cardio para perder peso?

Esta trabaja bajo la administración de una sola dosis, que no necesita enfriarse y su precio será más bajo. Además, Kim y su equipo trabajan en la investigación de vacunas contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y presentan grandes ventajas en comparación, por ejemplo, con las de Pfizer y moderna.

El nuevo fármaco obtuvo buenos resultados en los ensayos realizados hasta ahora, cuyos resultados se publicaron en la revista ACS y está formada por nanopartículas, con proteínas de los picos superficiales del SARS-CoV-2.

El objetivo de los investigadores es «lograr una nanovacuna para COVID-19 de una sola inyección, que no requiera una cadena de frío para su almacenamiento o transporte».

Los picos favorecen que el virus se introduzca en las células del huésped y prolifere. Estos picos, además, pueden usarse como antígenos, por lo que su presencia en el organismo puede desencadenar una respuesta inmune. El objetivo de los investigadores, según el profesor Kim “es lograr una nanovacuna para la COVID-19 de una sola inyección, que no requiera una cadena de frío para su almacenamiento o transporte. Si lo hacemos bien, también debería ser barata. La población objetivo de nuestra vacuna son los países de ingresos bajos y medios”.

Las vacunas que emplean virus para administrar el antígeno suelen ser más eficaces que las que solo tienen partes aisladas de un virus, pero tienen el inconveniente de que puedan tardar más en producirse, ya que necesitan refrigeración y hay más probabilidades de que provoquen efectos secundarios.

Foto Referencial

La nanovacuna de Stanford resultó eficaz en las pruebas iniciales, realizadas con animales de laboratorios. Estos sugieren que podría producir inmunidad contra la COVID-19, después de una sola dosis y sin necesitar frío para su conservación.

Los científicos que la han desarrollado esperan que sea posible almacenarla a temperatura ambiente y están estudianto la posibilidad de enviarla y almacenarla en forma de polvol liofilizado.

El profesor Kim y su equipo eliminaron una sección de la parte inferior de la proteína espiga del coronavirus y combinaron el pico acortado con nanopartículas de ferrintina, una proteína que contiene hierro. Abigail Powell, otra de las autoras del estudio, había trabajado con estas nanopartículas antes de la pandemia para desarrollar una vacuna contra el ébola.

Tras una única dosis los candidatos a vacuna de nanopartículas obtuvieron el doble de anticuerpos neutralizantes que los observados en personas que habían tenido COVID-19

Los investigadores compararon sus nanopartículas de picos acortados con otras cuatro variaciones que podrían ser útiles: nanopartículas con picos completos, picos completos o picos parciales sin nanopartículas y una vacuna que contiene solo la sección del pico que se une a las células durante la infección. Además, para que el experimento resultara más seguro usaron un pseudo-coronavirus modificado para transportar picos de SARS-CoV-2, refiere WebConsultas.

La vacuna de nanopartículas de pico acortado produjo una respuesta neutralizante significativamente mayor que el pico de unión o las vacunas de pico completo; tras administrarle a ratones la segunda dosis, los que recibieron la vacuna de nanopartículas de pico acortado presentaban los niveles más altos de anticuerpos neutralizantes.

Debido al rápido progreso de otras vacunas, es probable que esta nueva vacuna no sea necesaria para controlar la actual pandemia.

Comenta y se parte de nuestra comunidad