Foto Referencial

La pandemia del covid-19 ha paralizado el sector naval de lujo, lo que podría marcar el fin de la era de los cruceros que están en la mira del desguace de los astilleros.

Esta situación representan una oportunidad para los negocios de ese rubro, a que se beenfician del mal de los cruceros.

Los cruceros han permanecido en cuarentena durante semanas, y es por ello que los operadores han registrado pérdidas récord para mantener estos lujosos trasatlánticos, porque es costoso.

Así que algunos prematuramente llegan a su tumba a los astilleros de desguace como uno muy reconocido en Turquía, que se beneficia al revender piezas individuales de los cruceros y chatarra, pero se requiere casi de 6 meses para desmantelar estos buques.

Cruceros son vendidos por piezas

Kamil Onal, presidente de la Asociación de Reciclaje de Barcos, dijo que además del acero de los cruceros también venden los muebles, sofás sillas y equipamiento de cocina de los trasatlánticos.

«Así que añadimos valor a nuestra economía. Muchas empresas hoteleras están haciendo negocios con nosotros», afirma Onal.

Cinco cruceros están siendo deshuesadas en Aliga, Turquía. Mientras que tres más correrán la misma suerte, por lo que la industria de los cruceros anhela tiempos mejores.

Ante la pandemia los astilleros competían constantemente para establecer nuevos récords. Por ejemplo, el último megatrasatlántico es el Mardi Gras, que tenía que entrar en servicio en 2020. 

Este crucero ofrecía una pequeña ciudad flotante para 6.500 pasajeros, cuya construcción del barco costó casi 1.000 millones de dólares, pero habrá que decir adiós al concepto clásico de cruceros.

Con información de www.tuflashnews.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad