alemania
Foto Referencial

El coronavirus provoca una enfermedad, la COVID-19, que se caracteriza por una heterogeneidad de síntomas y condiciones; muchos de ellos son neurológicos y al principio de la pandemia, se pensaba que el virus infectaba el cerebro de los pacientes.

Lea también: En Hollywood lloran por la modalidad «streaming» de las películas

Diferentes estudios comprobaron que no es así, pero a consecuencia de la infección, los afectados desarrollan numerosos síntomas neurológicos, lo que se conoce como un efecto indirecto.

El virus provoca inflamaciones sistémicas, fuera del cerebro, que da lugar a un aumento de interleuquinas y otras sustancias inflamatorias. El neurólogo David Ezpeleta detalló que esta inflamación puede provocar «daños cerebrales severos en pacientes graves e incluso reflejarse alteraciones en las resonancias magnéticas».

El también neurólogo Jesús Porta-Etessam, indica que el coronavirus “puede infectar el cerebro, pero es muy poco frecuente” Los síntomas neurológicos pueden dividirse en leves, medios y graves.

Foto Referencial

Los leves son los siguientes:

Dolor de cabeza

«Es una cefalea que habitualmente es de toda la cabeza, que típicamente empeora con los movimientos de la cabeza y con la tos e, incluso, puede despertar por la noche”, resume Porta-Etessam. Afecta al 60% de los pacientes que tienen la infección y habitualmente suele desaparecer en una o dos semanas. Solamente en un 2-5% de los casos permanece una cefalea crónica que puede durar más de tres meses. “La cefalea generalmente es síntoma de buen pronóstico”

Pérdida de olfato

La pérdida de olfato o anosmia es el siguiente síntoma leve neruológico en cuanto a frecuencia y también se asocia a un buen pronóstico. Es una afectación de la mucosa que hay en la nariz que se produce en el 35-40% de los pacientes, la inmensa mayoría de los cuales (en torno el 90%) recuperan el olfato en las 2-4 primeras semanas. En un pequeño porcentaje tarda más en restablecerse. 

Mialgias

También son frecuentes las mialgias, que son dolores musculares que suelen durar unos días.

Síntomas medios

Son poco frecuentes y fundamentalmente:

  • Pérdida de visión por afectación del nervio óptico, que suele suceder de forma excepcional.
  • Vértigo: son un poco más frecuentes y se producen por la afectación del sistema del equilibrio, en el oído interno.
Infografía de coronavirus y cerebro

Cuadros graves

Entre los cuadros graves destacan el ictus y la encefalitis, pero hay más.

Ictus

Los ictus en pacientes COVID se deben a que el virus afecta la parte interior de los vasos sanguíneos, facilitando los trombos. Por otra parte, la enfermedad produce que la sangre coagule con facilidad, produciendo trombos que llevan al cerebro y propician los ictus.

Encefalitis

La encefalitis es la inflamación del cerebro. Solo en un porcentaje ínfimo se produce por la acción directa del virus. Lo habitual es que sea una consecuencia de la inflamación que propicia el SARS-CoV-2.

Apuntan que también hay que considerar algunos síntomas neurológicos no tienen que ver ni con el propio virus ni con la inflamación que produce: “A medida que los enfermos están más graves, desarrollan, independientemente de la Covid-19, complicaciones por la estancia prolongada en la unidad de cuidados intensivos (UCI)”.  El mero hecho de estar ingresado en este departamento produce, al igual que sucede con otras enfermedades, “cuadros de atrofia, miopatía, neuropatía y otros trastornos neuromusculares”.

Manifestaciones neurológicas del síndrome post-Covid-19

Existe también un síndrome postCovid-19, caracterizado por:

  • Dolor de cabeza.
  • Inestabilidad.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Problemas de memoria.

La combinación de los problemas de memoria y la dificultad para tomar decisiones conforma lo que se denomina niebla mental. Con información de CuidatePlus.

Comenta y se parte de nuestra comunidad