Foto referencial

Los frutos secos son en realidad, una auténtica joya nutritiva. Almendras, avellanas, nueces y demás frutos forman parte de la dieta mediterránea. Los frutos secos contienen proteínas vegetales, grasas cardiosaludables y son una magnífica fuente de energía saludable, vitaminas, minerales y fibra.

La elección de los mejores frutos secos depende básicamente del gusto y la apetencia. Todos ellos son muy interesantes nutricionalmente, adecuados para todas las edades y especialmente para aquellos que realizan un esfuerzo físico. Aunque hay que tener en cuenta que son alimentos calóricos.

¿Entonces frutos secos tostados o crudos?

La mayor diferencia entre los frutos secos crudos y tostados es la cantidad de agua que contienen. La mayoría de nutrientes como proteínas vegetales, hidratos de carbono, minerales o fibra se mantienen con el tostado, mientras que parte del agua se evapora y algunos micronutrientes se ven alterados.

La elección entre frutos secos naturales o tostados depende del gusto y para qué los usemos. Es cierto que con el tostado se obtiene un sabor más intenso y una textura crujiente que los hacen más apetecibles para tomar solos. En cambio, para algunas recetas puede ser aconsejable usar frutos secos en crudo.

En contra, no es recomendable el consumo de frutos secos fritos y con sal, ya que se añaden calorías al alimento y un exceso de sal no es recomendable para la salud.

Foto referencial

¿Qué cantidad podemos tomar al día?

Los frutos secos son saludables, y para aprovechar todos sus beneficios es suficiente con una ración de entre 20 y 30 gramos al día, lo que equivale a un puñado pequeño. Podemos tomarlos solos o bien incorporados en batidos, ensaladas, postres o de cualquier otra forma.

Las propiedades de los frutos secos

Son fuente de minerales. Aportan magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro y oligoelementos como el zinc y el selenio, con propiedades antioxidantes.

Es importante su gran aporte vitamínico. Son ricos en vitaminas como B1, B3 o folatos.También constituyen una de las fuentes vegetales más abundantes en vitamina E, también con carácter antioxidante.

Son ricos en grasas saludables. A los frutos secos se les atribuyen propiedades cardiosaludables por tener un alto contenido en grasas mono- y poliinsaturadas, destacamos el ácido oleico, el linoleico (omega 6) y linolénico (omega 3). Estos últimos son ácidos grasos esenciales para el organismo.

Aportan proteína vegetal. Hace que los frutos secos sean alimentos idóneos, en cantidades moderadas, para tomar después de la realización de ejercicio físico.

Son ricos en fibra. Su consumo ayuda a controlar el apetito y a regular el tránsito intestinal. También se asocia a una disminución de los niveles de colesterol al interferir en su absorción a nivel intestinal.

Las propiedades de los frutos tostados

Crudos o tostados, los frutos secos son alimentos ricos en fibra, proteínas, vitaminas, hidratos de carbono y minerales. Estas cualidades permanecen intactas tras el procesamiento del alimento a altas temperaturas.

Al hornear, se disminuye la cantidad de agua que contienen, por lo que algunos nutrientes quedan algo más concentrados con la deshidratación.

En cualquier caso, el gran beneficio de los frutos secos tostados es el sabor. Éste se enriquece tras el proceso de tostado porque en él aparecen ciertos componentes aromáticos que potencian esta cualidad.

Fuente: Mejorconsalud

Lea también: Hierbas aromáticas el secreto de la cocina mediterránea.

Comenta y se parte de nuestra comunidad