Imagen referencial

Con la edad la piel cambia, se debilita y envejece, es el ciclo de la vida. Si no la cuidamos las señales de la edad son más evidentes. En el caso de las personas de la tercera edad la piel necesita cuidados especiales. Es importante saber que las personas a esta edad son más propensas a la piel seca,  especialmente aquellos que viven en zonas cálidas.

Lo real es que es inevitable detener los efectos de los años sobre la piel tanto en una mujer como en un hombre. Según dermatólogos, a partir de los 60 años, se observan arrugas, flacidez y manchas como parte del proceso de envejecimiento en la piel. La capa externa de la piel adelgaza, se vuelve más pálida y transparente.

Los cuidados de la piel cuando se tiene una edad avanzada se centran fundamentalmente en dos aspectos:

Hidratarla. La correcta hidratación de la piel se logra con una serie de medidas:

  • Beber al menos 2,5 litros de agua al día.
  • Incrementar la ingesta de frutas y verduras en la dieta.
  • Utilizar una crema hidratante después de la ducha o el baño.
  • Usar jabones suaves para el aseo personal.
  • Utilizar agua templada, mejor que muy caliente, para ducharse o bañarse.
  • Evitar los espacios con ambientes muy secos. Se puede utilizar un humidificador en casa.
  • No fumar.

Protegerla del sol.  El efecto nocivo de la radiación ultravioleta procedente del sol es acumulativo, por lo que a más edad, mayor es el riesgo de que se pueda formar un melanoma o un cáncer de piel. Asimismo, la exposición al sol y el calor favorece la deshidratación, frente a la que las personas mayores presentan un mayor riesgo. En este sentido, se deben adoptar las siguientes precauciones:

  • Limitar el tiempo que se pasa al sol.
  • Utilizar filtros solares de alta protección.
  • Caminar, en la medida de lo posible, por la sombra y si se hace al sol vestirse con ropa amplia, de algodón, de manga larga y de colores muy claros.
  • Utilizar sombrero de ala ancha para caminar.
Imagen referencial

Exfoliar la piel para desechar células muertas. Los exfoliantes los pueden encontrar en tiendas especializadas, pero se puede emplear la sábila como producto natural. Es ideal realizar este proceso a través de masajes suaves y durante una o dos veces por semana.

El consumo de calcio. es importante a partir de esta edad porque su ausencia produce la deshidratación de la piel. Este mineral lo encontramos en la leche, queso, pescados, mariscos, semillas de girasol, leguminosas y vegetales de hojas verdes.

Emplear protector solar. en las zonas que se expongan al sol. Esta recomendación es para las personas de todas las edades para evitar el cáncer de piel.

También se recomienda visitar a un dermatólogo ante la presencia de alguna señal como manchas, lunares, acné, venitas rojas u otro. Evitar, en lo posible, algún tratamiento casero que no esté recomendado por un especialista ya que podría agravar el posible problema.

Con información de: Sanitas

Lea también: Tés para la indigestión y la acidez

Comenta y se parte de nuestra comunidad