imagen referencial

Laura Fuster explica que existen «formas de amar como personas que aman» y propone descubrirlas en lugar de guiarnos por lo que vimos en las películas románticas. ¿Estas listo?

Ni media naranja, ni zumo exprimido… Estos son los conceptos que no conectan con el tipo de relaciones de pareja que se viven en la actualidad.

  • En las últimas décadas, tanto las mujeres como los hombres quieren sentirse realizados por sí mismos. No buscan una persona para que les complete, sino para compartir lo que cada uno de ellos posee de manera individual, según la psicóloga Laura Fuster.

La idea es, que ya nacemos enteros y que no debemos cargar con la responsabilidad de hacer feliz a alguien ni de que otro nos haga felices a nosotros.

Nuestra felicidad está en nuestras manos. Solo cuando estemos muy enamorados de nosotros podremos enamorarnos de otra persona.

¿Qué es ser romántico?

El concepto de la «media naranja» es uno de los mitos del «amor romántico» que todavía defienden algunas personas y que se une a esa creencia que lleva a asociar el «romanticismo» con los detalles.

Como dice Fuster, está socialmente aceptado pensar que los detalles, regalos y las muestras físicas, explicitas y evidentes del amor implican que nuestra pareja nos quiere más.

Pero, aclara, no es así necesariamente ya que las personas pueden demostrar el amor de muy diversas maneras.

Por ejemplo, podemos esperar que nuestra pareja nos regale flores en un día especial y si esto no sucede podemos frustrarnos o incluso llegar a pensar que nos quiere menos.

Sin embargo, lo que a veces no tenemos en cuenta, según la psicóloga, es que quizá para nuestra pareja no sea importante hacer este tipo de regalos, pero sí lo sea demostrar de otra forma el amor como escuchando.

Por otro lado, si está bien considerar el romanticismo como un valor positivo en la pareja, es importante entender la forma de serlo de la otra persona. 

Lo que nos contaron en las películas

Lo habitual en las películas «románticas» es que el argumento sea algo parecido a: «Un chico que conoce a una chica», existe algún problema pero como el amor lo puede todo el supuesto problema se acaba solucionando.

Pero, este tipo de argumentos, según Fuster, agrega un concepto muy equivocado: el de la visión del amor de pareja como único modo de ser feliz.

Pero el amor no puede con todo y no debemos culparnos por ello, según indica la experta, recuerda que cuando en una pareja surgen problemas económicos, familiares o de otro tipo puede suceder que no lo pasen bien.

Tener pareja debe ser una elección consciente, basada en el autoconocimiento y no en una idealización. «No podemos adoptar lo que se piensa socialmente que es la pareja ideal porque no es una construcción que hayamos hecho nosotros.»

En definitiva, somos naranjas enteras eligiendo vivir su propia historia y no la de las películas.

Lea también: AUDIO: El amor es una poderosa energía

Con información: https://www.abc.es/

Comenta y se parte de nuestra comunidad