Foto Referencial

Correr es un deporte excelente y cada vez está más de moda. De hecho, según una revisión de estudios realizada este mismo año, los corredores tienen entre un 25 y un 40 por ciento de posibilidades de reducir el riesgo de muerte prematura. Pero esto debe ir acompañado de ejercicios de fuerza para mantener la masa muscular.

La  clave para mantenernos en el running sin decaer, es sentirnos satisfechos y a gusto con nuestro desempeño y esfuerzo, porque de lo contrario desistiremos, abandonaremos o no cumpliremos uno de los principales principios del entrenamiento, la continuidad. 

Por ello, en este artículo  te ofrecemos algunos ejercicios de fuerza para que completes tus salidas de carrera a pie con una rutina clave para ti y que te ayudarán en aspectos cruciales que de otro modo no lograrás.

Movilidad de la cadera y de la columna

Los ejercicios de movilidad de la cadera y columna son fundamentales para conseguir una buena entrada en calor y por lo tanto un movimiento armonioso. Además, fortaleceremos la musculatura que conecta el tronco con las extremidades.

Ejercicios propioceptivos

Foto Referencial

La propiocepción es un sistema a través del cual nuestro cuerpo obtiene información importante sobre su posición en el espacio y el tiempo y cómo ejecutar una respuesta ante un estímulo.

Los ejercicios propioceptivos pueden desarrollarse de una forma analítica en una articulación, como por ejemplo en el tobillo, esenciales para obtener una respuesta óptima para adaptarse a las superficies, prevenir torceduras y fortalecer la musculatura intrínseca del pie.

Sentadillas

La sentadilla es de los ejercicios más completos para mejorar la estabilidad de la cadera y fortalecer las piernas tanto en su fase excéntrica como concéntrica, acciones que se reproducen cuando salimos a correr.

Planchas

El puente ventral o “plancha”: muchos lo eligen como el mejor ejercicio ideal para fortalecer la musculatura del tronco en su totalidad, y además con una ejecución concienciada fortalecerá musculatura profunda del raquis, tronco y cinturas pélvica y escapular. En función de la práctica y nuestra condición física, podemos ir realizando variaciones para incidir en unos aspectos u otros.

Hipopresivos

Los ejercicios de Kegel e Hipopresivos deberían ser los aliados en las mujeres. Son imprescindibles y si son corredoras, mucho más.

El suelo pélvico participa en la estabilidad del raquis y a su vez en la cadera, pero, sobre todo, en esa función de sostén de los órganos vitales que por presiones que se generan en el interior por esfuerzos, hacen que vayan descendiendo y por lo tanto puedan derivar en prolapsos.

Un buen funcionamiento permitirá que la transmisión de fuerzas y recepción de estímulos, sea más eficiente, la caja torácica se mueva con soltura y soportemos mejor las presiones internas.

Este conjunto de ejercicios permite fortalecer el centro del aparato locomotor, más conocido como core, del cual se originan y transmiten las fuerzas hacia las extremidades en las fases de impulso y amortiguación.

Lea También: Salir a correr durante el invierno: beneficios y recomendaciones

Con Información de: Objetivobienestar.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad