aceites no comedogenicos
Foto Referencial

Los aceites no comedogénicos son una buena opción para hidratar y cuidar la piel sin el riesgo de causarle comedones o exceso de grasa.

Lo más seguro es que hayas mantenido el aceite facial alejado de tu piel si esta es grasa o con tendencia acneica. Sin embargo, si eliges el adecuado puede ayudarte a equilibrarla.

¿Qué son los productos no comedogénicos?

Los aceites no comedogénicos son aquellos que no producen acné al aplicarse. Están por debajo de la clase 2. Los grados comedogénicos se evalúan al pasar por varios procesos. El primero es delimitar una zona de la piel; luego, se deposita una cantidad definida de la sustancia que se desea analizar.

Se debe repetir la aplicación 3 veces al día, por 4 semanas. Asimismo, hay que observar si se produce obstrucción de los poros o la aparición de comedones.

Efectos de los aceites sobre piel grasa

La piel grasa es aquella que presenta exceso de sebo en distintas zonas, que pueden parecer más brillantes. También presenta poros dilatados y una textura cutánea irregular. Un problema usual entre las personas con este tipo de piel es el acné.

Sin embargo, también es frecuente sufrir infecciones, inflamación y otros efectos indeseados asociados al exceso de grasa. ¿Es bueno usar aceites no comedogénicos? Veamos sus principales efectos.

aceites no comedogenicos
Foto Referencial

Regulación del sebo

Las glándulas sebáceas se encuentran en la dermis. La función del sebo es lubricar y proteger la superficie de la piel. Lo normal es que los adultos produzcan de 1 mg cada 10 cm de piel cada 3 horas. Cuando hay una hipersecreción, pueden aparecer los poros dilatados y el acné.

Libre de acné

El acné es un trastorno de la piel donde los folículos pilosos se tapan con grasa y células muertas. Por ello, aparecen comedones, puntos negros y granos. Como es resultado de una sobreproducción de sebo, es un problema común de las pieles grasas. Sin embargo, como hemos comentado, los aceites no comedogénicos ayudan a regularlo.

Hidratación

Una buena hidratación ayuda a mantener los niveles de agua equilibrados. Así, estos aceites fortalecen la barrera protectora de la piel. Además, previenen la resequedad y el envejecimiento.

Antisépticos y antifúngicos

Los aceites antisépticos y antifúngicos son capaces de destruir microorganismos o reducir su crecimiento. Las principales infecciones de la piel son la celulitis y las infecciones por estafilococo. Las causadas por hongos producen pie de atleta e infecciones por cándida.

En este sentido, este tipo de productos se vuelven coadyuvantes contra los microorganismos que afectan la piel. Su aplicación regular limpia los poros y disminuye la presencia de agentes patógenos en su superficie.

Con información de: Mejorconsalud

Lea también: Consejos para lavarse la cara correctamente

Comenta y se parte de nuestra comunidad