asma atusaludenlinea
Foto cortesía

El asma afecta a una de cada diez españoles; tiene múltiples causas y por este motivlo, las terapias naturales mejoran globalmente el estilo de vida y pueden ser eficaces al respecto.

Lea también: Las graves consecuencias de un golpe en los testículos

El asma es una enfermedad crónica de las más frecuentes en niños y adolescentes; tiene una prevalencia estimada entre el 8 y el 14% y se ha relacionado junto a las enfermedades alérgicas, con el modo de vida occidental.

En España afecta al 10% de la población, generando un gasto anual de casi dos mil millones de euros. Según la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, el 52% de los asmáticos están sin diagnosticar, mientras que el 26% no recibe el tratamiento adecuado.

El asma es compleja; en 2006 la revista The Lancet se hizo eco de un debate en torno a su término, apuntando que tal vez el asma es la manifestación de otras enfermedades, más que una enfermedad en sí.

En el asma hay una inflamación que provoca una obstrucción en los bronquios y dificulta la respiración; esa inflamación hace que los bronquios sean más sensibles y respondan con una contracción que estrecha su diámetro. Al bloquearse el paso del aire, provoca tos, presión en el pecho y respiración sibilante.

El coordinador del Grupo de Vías Respiratorias de la Asociación Española de Pediatría, Manuel Praena reconoce que es difícil determinar la causa concreta y por qué en unas personas se desencadena y en otras no.

Los factores biológicos que pueden favorecer esa inflamación son variados:

  • Infecciones de las vías respiratorias
  • Las rinitis y sinusitis
  • Las alergias alimentarias
  • Los ácaros del polvo
  • Determinados hongos
  • Ciertos insectos (como las cucarachas)
  • El humo del tabaco
  • Los contaminantes atmosféricos
  • Una higiene excesiva.

Una higiene excesiva, según Praena, estimula que los antígenos entren al sistema inmunitario, haciéndolos más vulnerables a sufrir asma o alergias respiratorias.

La Comisión Europea señala que por la mala calidad del aire, se producen unas 16 mil muertes al año en España, siendo esta cifra nueve veces más alta que los accidentes de tráfico.

Ácaros, higiene excesiva y contaminantes atmosféricos no son la única causa del asma; los médicos han comprobado que también inciden factores genéticos y dietéticos. Las personas asmáticas son dos veces más propensas a tener alergias alimentarias que el resto.

Los propios neumólogos advierten de que las vacunas contra el asma deben ser empleadas de forma muy restringida y no se han de administrar indiscriminadamente.

Factor psicológico

Edward Kaspbrak, conocido como Eddie, forma parte de un grupo de siete chicos preadolescentes que se autodenominan «Los perdedores». Cuando se enfrenta con situaciones tensas y terroríficas en IT, la novela de Stephen King donde un payaso desquiciado aterroriza a un pequeño pueblo del estado de Maine, en Estados Unidos, Eddie tiene que echar mano de un inhalador porque le cogen ataques de asma. Sin el inhalador no puede seguir adelante, se ahoga, respira con dificultad, como si le faltara el aire.

El autor de este libro de terror describe a la madre de Eddie como dominante y sobreprotectora, sobre todo desde la muerte del padre del niño. La madre teme que a su hijo le pueda pasar cualquier cosa y lo trata como si estuviera prácticamente desvalido.

Con el tiempo, Eddie se da cuenta de que su inhalador solo es un placebo, una solución salina inocua según le confiesa el farmacéutico, y que por tanto no lo necesita.

Para el médico homeópata Miguel Luqui, la angustia es la emoción más vinculada a los ataques de asma.

«Desde el parto, primera y radical separación de la unidad, hasta la muerte, que nos reintegra en ella, la angustia y la confianza son las dos emociones que nos acompañan a todos en diferente proporción. La angustia y el miedo que conllevan por una parte la separación de la madre y por otra el saberse mortal provocan en lo físico opresión y contracción. Por el contrario, la confianza de sentirse unido proporciona relajación y expansión».

Tratamientos eficaces contra el asma

Cuando una persona tiene un ataque de asma, no es momento de pensar en exceso; la solución debe ser eficaz. Angel López Hanrath, experto, explica que lo primero que le sorprendió al estudiar el asma es el punto de vista diferente entre Asia y el occidente.

«La razón es que el asma alérgica o precoz no se daba en la China antigua y aún hoy allí es atípica. No parece tanto un tema de raza como de estilo de vida, pues cuando los orientales vienen a vivir a Occidente sufren problemas similares».

«La manifestación del asma se relaciona en la medicina china con el elemento viento. Se dice que ese ir y venir de los ataques, los brotes y los espasmos tiene la misma naturaleza que el viento. Si los ataques son muy repetitivos habrá que fijar la atención del tratamiento en reducir ese viento. Y cuando los ataques son bastante espaciados, el acupuntor reforzará la energía de pulmones y riñones».

Yoga y respiración

Ramiro Calle, uno de los pioneros del yoga en España, asegura que es curioso que el Gobierno de India subvencione la investigación del yoga para estudiar sus posibles usos como tratamiento para diferentes patologías.

El yoga también puede servir de ayuda.

«El yoga puede ser muy útil en el llamado asma tensional y, sobre todo, en el asma de naturaleza psicosomática. No cabe la menor duda de que una persona diestra en la relajación consciente será capaz de estar más sosegada ante una desagradable crisis asmática. Haberse entrenado con técnicas de dominio mental le ayudará a no alarmarse tanto durante la crisis, no enervarse y así no intensificarla».

Asma

Con las técnicas respiratorias no solo se mejora la calidad de vida de un asmático, también le permite practicar deporte.

El ejercicio aeróbico produce normalmente una broncodilatación; en la persona asmática genera una constricción de los bronquios, sobre todo en días fríos y húmedos.

El caso de Anna, de 25 años, es signo de esperanza: «Llevo un año sin tomar ningún medicamento para el asma, ni siquiera homeopático, y me siento bien, segura, autónoma y sin dependencias».

10 consejos para controlar el asma en niños - Hogarmania

«Hace tres años y a raíz de una neumonía me diagnosticaron asma. El neumólogo me envió al alergólogo y me indicó que el asma era por alergia a los ácaros. Estuve utilizando inhaladores más de un año. El médico aseguraba que sería para toda la vida, y me iba cambiando de inhalador porque a veces me daba taquicardia.

Generalmente se trata de personas que no expresan lo que sienten, niños y adultos que se lo tragan todo, no dejan ir, no sacan… El problema del asma no es tanto la dificultad de inhalar como los problemas para exhalar, para sacar, tanto el aire viciado como los sinsabores».

Con información de Cuerpo y Mente

Comenta y se parte de nuestra comunidad