FOTO: Diario Médico

Definir con una sola palabra la COVID-19 que mantiene en vilo al planeta con la primera pandemia de la década, no es tarea fácil. Si lago la caracteriza, es la heterogeneidad.

Lea también: Las graves consecuencias de un golpe en los testículos

Los pronósticos son muy diferentes en hombres y mujeres; también son diversos los posibles síntomas, entre los que destacan pérdida de olfato y gusto, dolor de cabeza y complicaciones respiratorias.

A medida que se avanza en el conocimiento de la COVID-19, el significado de esta diversidad se acorta y es posible «separar la paja del grano»; entre todos los posibles síntomas, unos se alzan como indicadores de un buen pronóstico.

Enfermedad por coronavirus (COVID-19) y VIH: Asuntos y acciones clave -  OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud

Manuel Rubio Rivas, médico internista del Hospital de Bellvitge en Barcelona, señala que el registro en el que se basa la investigación tiene datos de más de 20 mil enfermos. Para realizar el estudio usaron un conjunto de 12 mil pacientes.

Se trata de un estudio centrado en población hospitalizada, cuyos resultados son aplicables, sobre todo, a los pacientes ingresados.

Síntomas del coronavirus

El especialista subraya que, por esa razón, los resultados solo se pueden extrapolar de forma orientativa a quienes han pasado la enfermedad en casa y han sido tratados de forma ambulatoria.

Atendiendo a los síntomas, pueden clasificarse por los siguientes cuatro grupos:

Grupo 1. Mal pronóstico

Los pacientes con fiebre, tos y falta de aire -lo que se conoce como la triada- tienen peor pronóstico en términos de mortalidad en el hospital y, sobre todo, ingreso en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Grupo 2. Buen pronóstico

En este segundo grupo se encuentran los pacientes que, además de la triada de fiebre, tos y falta de aire, presentan pérdida del olfato y del gusto.

Grupo 3. Buen pronóstico

Los pacientes que conforman el tercer grupo presentan, además de la triada, manifestaciones que podrían considerarse pseudogripales, ya que sufren dolor de cabeza y de garganta, así como dolores musculares.

“Este grupo también se caracteriza por el buen pronóstico, aunque no tanto como el primero”, apunta Rubio-Rivas.

Grupo 4. Mal pronóstico

Por último, en el cuarto grupo se encuentran aquellas personas que, junto a la triada, padecen síntomas digestivos: vómitos, diarrea y dolor abdominal. Estos pacientes tienen, en general, mal pronóstico en términos de mortalidad e ingreso en UCI

Dolor de cabeza y pérdida de olfato

Tanto el dolor de cabeza como la pérdida de olfato han sido evaluados por distintos grupos de investigación. En unos términos generales, se han asociado a un curso más o menos favorable de la COVID-19.

La pérdida de olfato ha sido analizada, entre otros, en un estudio multicéntrico publicado en Journal of Investigational Allergology and Clinical Immunology (JIACI) y realizado en 15 hospitales españoles con 989 pacientes, que permitió concluir que las alteraciones del gusto y el olfato afectan sobre todo a los pacientes más jóvenes con Covid-19. En la investigación, en la que participaron varios otorrinolaringólogos miembros de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC), se puso de manifiesto que una pérdida más acusada del olfato y del gusto se asocia a un menor requerimiento de ingreso hospitalario. En cambio, los pacientes más graves -que en términos generales eran mayores de 60 años y presentaban sobre todo tos, dificultad para respirar y fiebre- fueron los que presentaron una menor afectación del olfato.

Con información de CuídatePlus

Comenta y se parte de nuestra comunidad