linfoma de Hodgkin atusaludenlinea
Foto cortesía

Se acabó de publicar en una revista británica de medicina el caso de un hombre de 61 años con inflamación de ganglios y linfoma de Hodgkin en estado III, que padeció COVID-19 que habría desencadenado una respuesta antitumoral.

Lea también: Las graves consecuencias de un golpe en los testículos

El hombre después de 11 días de ingresado fue dado de alta para convalecer en su casa. No le administraron ni quimioterapia ni corticosteroides. Según los autores, la infección de COVID-19 desencadenó una respuesta inmunitaria antitumoral. Las citocinas inflamatorias habrían activado células T, específicas con antígenos tumorales.

Por lo visto antes, se había descrito algún caso similar en otro tipo de linfomas que habían remitido espontáneamente antes de tratamiento debido al efecto antitumoral de una neumonía infecciosa y de una colitis.

covid-19
Foto Referencial

En el fondo esto no es tan sorprendente, los microorganismos no solo pueden causar cáncer, sino también pueden ayudar a curarlo.

A finales del siglo XIX, un médico neoyorquino llamado William Coley desarrolló un tratamiento anticancerígeno con un preparado de bacterias, llamado toxinas de Coley.

Este médico se dio cuenta de que los pacientes con cáncer, que además sufrían una infección, respondían mejor que los pacientes sin infección. Coley pensaba que la infección estimulaba el sistema inmune para luchar contra el cáncer y por eso desarrolló un cóctel de bacterias, que inyectaba directamente en el tumor.

Durante años en Estados Unidos se trató a pacientes de algunos tipos de cáncer incurables con preparados de bacterias y toxinas; en muchos casos de forma exitosa.

Sin embargo, las críticas y sobre todo el éxito de los nuevos tratamientos de quimio y radioterapia hizo que las toxinas de Coley cayeran en el olvido.

No obstante, actualmente se ha comprobado que el principio básico del tratamiento de Coley era correcto y que algunos tipos de cáncer son sensibles a una estimulación del sistema inmune.

En el fondo todo está relacionado: los microbios, el sistema inmune, la respuesta inflamatoria y el cáncer, pero todavía no sabemos muy bien cómo.

Foto Referencial

En realidad en esto se basa la inmunoterapia, que está tan de moda actualmente. La intuición de Coley era correcta: estimular el sistema inmune puede ser efectivo para tratar el cáncer. Por eso a William B. Coley se le llama «el padre de la inmunoterapia».

Con información de la BBC

Comenta y se parte de nuestra comunidad