Fortalece tu cerebro
Foto Referencial

Si hay algo que nos preocupa a muchos es envejecer y perder las facultades cognitivas, la más importante de ellas: la memoria. Por tanto, hoy de una manera sencilla y resumida, te voy a compartir 4 de los factores fundamentales que pueden ayudarte a mantener una mente lúcida.

Nuestro cerebro alcanza su punto óptimo de funcionamiento, aproximadamente, cuando tenemos 25 años de edad. De esa edad en adelante, de manera progresiva y lenta, inicia su proceso de perdida de facultades. Precisamente, es tan paulatino que pasa inadvertido durante la etapa de madurez y es, cuando estamos seniles que comienza a percibirse. Llegados a ese punto no surte el mismo efecto lo que se haga.

¿Por qué envejece nuestro cerebro?

El envejecimiento cerebral se da porque las células que antes se ocupaban de enfrentar y aniquilar las infecciones y reparar nuestros tejidos, con el tiempo atacan las células sanas. La inflamación provocada por este ataque suele ser el punto de partida del deterioro cognitivo, es decir, del surgimiento de padecimientos como el Alzheimer y la diabetes en el adulto mayor. Es un circulo vicioso en cuanto a la diabetes, porque esta enfermedad más los malos hábitos de vida, como la alimentación poco sana (cargada de grasas y productos procesados), el sedentarismo, el mal sueño, etc.; provocan una mayor inflamación, por tanto, más deterioro y envejecimiento orgánico.

Afortunadamente, diversas investigaciones indican que, si bien el componente genético tiene un alto porcentaje de responsabilidad en el desarrollo de diversos problemas de salud en la vejez, los hábitos y el estilo de vida pueden minimizar o revertir esa tendencia hereditaria, además de determinar qué tan bien vivirás en el futuro o en la “tercera edad”.

¡Cambia tu vida desde hoy! … Para mañana puede ser tarde.

Fortalece tu cerebro
Foto Referencial

Hábitos para experimentar una vejez plena…

  • Ejercicio regular. No se trata de convertirte en un maratonista o corredor duro como yo, sino de activarte con constancia, en la semana, para producir proteínas que estimularán el crecimiento en tu cerebro que regularán o beneficiarán tu estado de ánimo. Lo único que debes hacer es dedicar 20 minutos al día a caminar, montar bicicleta, bailar, hacer pesas, subir y bajar escaleras, saltar la cuerda, nadar, subir cerro, etc.
  • Activa tu cerebro. Si bien aprender o estudiar se relaciona con menores riesgos de demencia, lo cierto es que puedes fortalecer tu cerebro de diversas maneras a través de juegos y otras estrategias cotidianas. Por ejemplo, las nuevas tecnologías ponen distintos tipos de juegos, que nos obligan a solucionar problemas, crear estrategias y realizar varias tareas a la vez. Igualmente, puedes retar tu memoria, ejercitando tu atención, creando asociaciones para recuperar información de tu cerebro.
  • Manejo del estrés. El cortisol es la hormona que producimos cuando estamos en peligro, amenazados o estresados. Su presencia en el organismo nos deteriora de diversas formas y, una es que deprime los centros cerebrales encargados de la memoria. Precisamente por ello, los médicos recomiendan adoptar hábitos que mermen el efecto de esa hormona. Uno, cada vez más mencionado es la meditación por ser capaz de desconectar las vías neurales del estrés, reconectar los centros de placer y el bienestar. También, aumenta la medida, que son la capa protectora de los cromosomas, que están relacionados con una mayor esperanza de vida.
  • Alimentación antivejez. Procúrate una dieta rica en ácidos grasos Omega 3, contenidos en los pescados y nueces (frutos secos); más en antioxidantes y fitonutrientes como las frutas y verduras, llenas de color. Evita los alimentos procesados, los azúcares, el exceso de alcohol y las golosinas.

Finalizando…

Seguramente, veas la vejez como algo lejano y que quizás tienes mucho tiempo por delante para ajustar tus conductas y convertirlas en saludables, pero te lo digo yo, el tiempo pasa muy, muy rápido, por tanto, más vale prevenir que lamentar. Y cuanto antes inicies, menor será el daño que sufrirá tu organismo.

Adicionalmente, es más fácil proteger tu salud cerebral que tratar de reparar los daños, una vez que éstos se han desencadenado.

María Laura Garcia

Lea también: Combatir el dolor crónico con menos reposo

REDES:

Instagram: @ATuSalud

YouTube: MariaLauraGarcia

Facebook: ATuSaludEnLinea

Twitter: ATuSaludEnLinea

Comenta y se parte de nuestra comunidad