Vacuna
Foto Referencial

Una nueva vacuna capaz de estimular el sistema inmunitario y entrenarlo para destruir tumores cancerígenos, ha sido desarrollada por el Grupo de Química Biológica de la Universidad de La Rioja en España, y probada en ratones en una fase preclínica.

Se estima que su aplicación en humanos tarde unos 15 años. El hallazgo de momento, ha tenido resultado en ratones, se basa en modificar un antígeno llamado Tn, que es un aminoácido unido a un pequeño carbohidrato, que ha permitido diferenciar células sanas de las cancerosas en el 93 % de los tumores.

La investigación ha sido capaz de modificar este antígeno, que se encuentra presente en la superficie de algunas células tumorales, lo que permite la elaboración una vacuna sintética que, aplicada en roedores, hace que el sistema inmunitario se active y genere una más cantidad de anticuerpos que podrían atacar a células tumorales.

Estos anticuerpos, además, son capaces de reconocer células cancerosas humanas en cultivos celulares, lo que genera una esperanza al desarrollo de una posible vacuna para ciertos tipos de tumores en personas que produzcan estos antígenos, detalló la investigadora Iris Bermejo, quien desarrolló este avance científico.

Vacuna para un grupo concreto de pacientes

Foto Referencial

La investigadora y el grupo de científicos que participaron en el estudio, aseguran que, pasar de los resultados de laboratorio a conseguir un beneficio real de la sociedad, es un proceso largo, que se estima que podría culminar en 15 años hasta su aplicación clínica, este es el periodo medio en el que se desarrollan las vacunas hasta completar su fase final.

Sin embargo, consideran que este avance abre las puertas a un tratamiento antitumoral a un grupo concreto de pacientes con características específicas, en especial en tumores de páncreas, pulmón, colon y mama.

Igualmente, este hallazgo, contribuye al conocimiento global necesario para ser base de futuras investigaciones más aplicadas. Por ejemplo, en el caso de la covid-19, ha detallado Peregrina, «hemos asistido a un hecho histórico y los científicos han respondido, de una manera eficaz, al desarrollo de vacunas en tiempo récord«.

Esto ha sido posible, gracias a los años de investigación básica previa que se han desarrollado acerca de este tipo de vacunas. 

En este caso,  la vacuna actúa como un fármaco estimulando el sistema inmune, pero se diferencia de las vacunas preventivas, como puede ser la de la covid-19, la difteria o el tétanos, entre otras, en que no es preventiva.

Lea También: El extraño caso de un paciente que se curó su linfoma de Hodgkin tras tener COVID-19

Con Información de: 20minutos.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad