Croquetas de espinacas
Foto Referencial

Las croquetas de espinacas son sabrosas y sanas. Esta verdura es muy apreciada por su alto contenido en hierro. Se recomienda su consumo en personas que padecen anemia, pues sus componentes ayudan a reforzar la producción de glóbulos rojos. También es fuente de fibra, luteína y ácido fólico, con lo que se benefician la digestión, el sistema nervioso central y la vista.

Cocinar croquetas de espinacas en casa requiere un poco de tiempo y dedicación, pero no es complicado y el resultado es siempre delicioso. Por otro lado, es una manera más de introducir este interesante vegetal en la alimentación.

Receta de croquetas de espinacas

Esta es la receta básica para preparar cualquier tipo de croquetas, pero no por ello son más aburridas o con menos sabor. Una buena idea para empezar a familiarizarse con su cocinado es seguir los siguientes pasos.

Ingredientes necesarios para preparar 4 raciones

  • 500 gramos de espinacas congeladas.
  • 1 cucharada de pasas.
  • 2 huevos.
  • 1 gramo de sal.
  • 300 gramos de pan rallado.
  • 5 dientes de ajo.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cebolla.
  • 5 cucharadas de harina.
  • 1 cucharada de piñones.
  • 750 mililitros de bebida de arroz.

Paso a paso para su elaboración

La primera tarea a realizar es preparar las espinacas según costumbre o siguiendo las instrucciones del productor. Después, es necesario escurrir muy bien el agua sobrante.

A continuación, pelar y laminar los dientes de ajo y poner a calentar una sartén con aceite a fuego medio. Entonces, freír a fuego lento hasta que quedan dorados.

Añadir las espinacas cocidas. Saltear todo el conjunto un poco y agregar los piñones y las pasas para sofreírlos durante los 2 últimos minutos.

Por otro lado, se prepara la bechamel con cebolla. Para ello, pelar y picar la cebolla bien fina y pochar en una sartén con aceite. Cuando toma un tono transparente, añadir poco a poco la harina sin parar de mezclar, a fin de evitar que se formen grumos. Acto seguido, agregar la bebida de arroz templada.

Cuando la bechamel está espesa es el momento de agregar las espinacas, mezclar bien todo junto y dejar enfriar.

Con esta masa se preparan las croquetas. Pasar por el huevo batido y luego rebozar con el pan rallado.

Freír con aceite y colocar sobre un papel absorbente para retirar el exceso de grasa.

2. Croquetas de espinacas con queso mozzarella

Una combinación perfecta de sabores y cremosidad muy apropiada para aquellos a los que les cuesta comer las espinacas solas.

Qué se necesita para cocinar 10 unidades

  • 150 gramos de espinacas frescas.
  • 100 gramos de mozzarella.
  • Media cebolla.
  • 500 mililitros de leche.
  • 4 cucharadas colmadas de harina de trigo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 huevo.
  • Pan rallado.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

Pasos a seguir para cocinarlas

En primer lugar, calentar el aceite en una sartén y añadir las cebollas peladas y picadas muy finas. Dar un par de vueltas y agregar las espinacas limpias y cortadas en trozos grandes. Si no caben todas de una vez, incorporar a medida que reduce el tamaño.

Bajar el fuego y espolvorear la harina. Remover de forma continuada y dejar que se tueste un poco. Mientras, poner la leche en un cazo para templarla.

A continuación, verterla también en la sartén, muy despacio y sin parar de remover, ya que así se evita la formación de grumos. Salpimentar al gusto y seguir mezclando hasta que la consistencia sea espesa, densa y uniforme.

Dejar reposar en la nevera unos 30 minutos como mínimo, bien tapada con un film. Más tarde, cuando está fría, desmenuzar el queso encima e incorporarlo.

A la hora de cocer las croquetas de espinacas y mozzarella preparar un plato hondo y batir el huevo. También llenar otro plato con pan rallado. Entonces, coger porciones de masa, dar la forma y pasar primero por el huevo y después por el pan.

Calentar aceite en una sartén y freír las croquetas a fuego medio-alto.

Para los amantes de los sabores más fuertes, estas croquetas se pueden elaborar también con otros tipos de queso, como azul, roquefort, o manchego curado.

Croquetas de espinacas
Foto Referencial

3. Espinacas con avena

Esta es la receta menos clásica de todas, pues prescinde de la bechamel para su elaboración.

Ingredientes necesarios para 6 personas

  • 2 quilos de espinacas frescas.
  • 4 cucharadas de queso parmesano.
  • 3 huevos.
  • 4 cucharadas de avena molida.
  • Sal y pimenta.
  • 1 huevo batido.
  • Media taza de aceite de oliva para freír.
  • 1 taza de avena molida o harina de avena para rebozar.

Método de preparación de las croquetas de espinacas y avena

Antes de empezar a cocinar es necesario lavar bien las espinacas y retirar los tallos. Después, cocer en agua caliente unos 5 minutos y escurrir. Cuando están templadas se pueden apretar con las manos, ya que es necesario hacer perder toda el agua sobrante. Picarlas y reservar.

Añadir en un bol junto con los huevos, el queso, la avena, la sal y la pimienta. Remover muy bien para formar una masa compacta.

A continuación, coger porciones de la pasta y darles la forma de croqueta. Pasarlas por el huevo batido y rebozar con la avena molida o la harina.

Poner a calentar el aceite para freír en una sartén. Cuando el fuego está caliente, añadir las croquetas y dejar hasta que estén tostadas.

Fuente: Mejorconsalud

Lea también: Smoothie de moringa con frutas: beneficios increíbles

Comenta y se parte de nuestra comunidad