glaucoma atusaludenlinea
Foto cortesía

Una presión intraocular elevada puede provocar, a largo plazo, la aparición del glaucoma, una enfermedad que afecta a más de 60 millones de personas pero que puede prevenirse con revisiones y una vida saludable.

Lea también: Las graves consecuencias de un golpe en los testículos

Nuestros ojos son como esferas, llenas de líquido, que necesitan mantener una presión adecuada para funcionar con total normalidad. Estos fluidos del interior del ojo, ejercen presión sobre las estructuras que conforman el globo ocular y contribuyen a que mantenga su forma de esfera. A esto se le denomina tensión ocular o presión intraocular.

Resultado de imagen de glaucoma 1200x800
FOTO: BiotechMagazine and News

El humor vítreo forma buena parte del volumen interno del ojo, como una especie de malla estática que contiene líquido. Mientras el acuoso, que se acumula entre la córnea y el cristalino, se recambia continuamente y es decisivo para mantener la presión intraocular. Como en el caso de los neumáticos, una presión demasiado baja o alta determina la forma del órgano visual.

Se consideran registros normales de presión intraocular, los situados entre 10 y 20 mmHg (medida de presión de fluidos que significa milímetros de mercurio), y puede cambiar por diversas circunstancias.

Por ello, se deben combinar varias medidas para acertar la medición, ya que una alta no determina por sí misma un problema.

¿Por qué es importante saber si padecemos una tensión ocular alta? «Es el principal factor de riesgo del glaucoma, una enfermedad que engaña porque no da síntomas hasta que la pérdida de visión es severa; por eso se llama coloquialmente el ‘ladrón silencioso de la vista’. Al no llamar la atención, ni producir dolor ni ojo rojo, parece que no existe, pero nada más lejos de la realidad: es una de las principales causas de ceguera», explica el doctor Jorge Vila, director médico de Innova Ocular Clínica Vila.

Como el glaucoma en sus primeros estadios no da síntomas, la mejor manera de luchar contra esta enfermedad es la prevención. Las revisiones anuales a partir de los 40 o 50 años son fundamentales para atajar complicaciones que, de aparecer, requerirían medicación y cuidados para el resto de la vida. «Las visitas periódicas al oftalmólogo diagnostican precozmente la enfermedad, ya que pueden detectar de forma temprana la tensión ocular elevada. En el glaucoma, el diagnóstico precoz es la clave. Poco a poco se hace más extensa la cultura de hacer revisiones por el oftalmólogo y este es el mejor método para diagnosticar la enfermedad de forma temprana. Las revisiones son especialmente importantes si tenemos familiares con glaucoma o existe miopía u otras enfermedades de la vista», explica el doctor Vila.

Resultado de imagen de glaucoma 1200x800
Foto: Psicoactiva

¡Ojo al estrés oxidativo!

Se ha demostrado que el denominado estrés oxidativo, que puede estar originado por una elevada exposición al oxígeno, a la luz, a los rayos ultravioleta y a la contaminación, influye en la aparición del glaucoma. La buena noticia es que el estrés oxidativo se puede prevenir con pautas saludables como llevar una dieta rica en frutas y vegetales (y pescados azules ricos en Omega 3 como salmón, atún o sardinas), no fumar, practicar ejercicio físico de forma regular, tomar suplementos antioxidantes y extremar las precauciones ante la exposición solar. Deben tener más cuidado aún quienes padezcan diabetes (una enfermedad que puede sobreestimular el nervio simpático ocular y aumentar la presión), obesidad o hipertensión arterial.

En definitiva, unos hábitos de vida saludables beneficiarán como a nuestro organismo en general, la salud de nuestros ojos. No es difícil; diversos estudios han acreditado que prácticas tan sencillas y cotidianas, como ingerir más agua durante la jornada o caminar un poco más cada día, contribuyen a reducir la tensión ocular.

Relaja la mirada

Estos hábitos te ayudarán a relajar y tonificar tus ojos. Todo ayuda para mantenerlos sanos:

– Coloca el ordenador a la altura de los ojos, con un contraste y brillo adecuados y sin forzar la vista para leer. Además, descansa la vista cada 20 minutos y fíjala unos momentos en un punto lejano para variar el enfoque.

– Mover los ojos lentamente, de arriba a abajo, ayuda a tonificar la vista, y colocar la palma de la mano sobre el ojo, sin presionar, ayuda a relajarlo.

– Acostúmbrate a cerrar los ojos con más frecuencia: ayudará a que la sangre circule mejor. Y parpadea más.

– El estrés afecta a todo el organismo y, por tanto, eleva el riesgo de padecer tensión ocular alta. A más calma, menos presión.

La tensión ocular alta es uno de los principales factores que pueden originar el glaucoma; produce una lesión degenerativa e irreparable del nervio óptico.

Es asintomático hasta que el daño se hace evidente; se reduce el campo visual, se perciben halos o reflejos y aparecen sensibilidad a la luz o dolores de cabeza. Se detecta con pruebas como la tonometría, tomografía y la paquimetría.

Con información de: SaberVivir.

Comenta y se parte de nuestra comunidad