covid-19 y alcohol
Foto Referencial

La pandemia del covid-19 ha elevado el consumo de alcohol, un problema que viven muchos países y también Alemania.

A pesar que bares y restaurantes están cerrados, se vende más alcohol y los ciudadanos beben más, de acuerdo a los centros de ayuda contra las adicciones.

«Diana», es una alcohólica y ha estado varias veces en terapia de desintoxicación en el hospital, además pertenece a un grupo de autoayuda.

Cuando empezó la pandemia llevaba poco tiempo de abstinencia y creía tener su adicción bajo control, pero su perrito ha sido de gran apoyo.

Pero también la asociación de alcohólicos, porque «Diana», asiste con regularidad allí y se siente acogida por esta comunidad.

«Mi vida había cambiado, sentía que podía mejorar, pero de repente llegó la pandemia y entonces empecé a romper los lazos con los nuevos contactos y todo se quebró», dice «Diana», adicta al alcohol.

Quien señala que fue muy difícil porque pronto sintió que son nuevas las alarmas y de alguna forma los nervios la carcomieron y ya sentía síndrome de abstinencia.

En la primera etapa de la cuarentena en Alemania la gente compró más alcohol, de acuerdo a la facturación de bebidas alcohólicas, que aumentó en primavera del 2020 en 30%. 

Y según las encuestas un tercio de la población consume la cuarentena por el covid-19 ha elevado consumo de alcohol, sobre todo en primavera.

«Diana», resistió la tentación pero los elementos se tornaron insoportables en octubre del 2020 cuando tuvo su primera recaída.

«De algo suave para beberme, compré directamente una botella de licor a cada instante y así rápidamente volví a caer», afirma la adicta al alcohol.

Covid-19 ha elevado consumo de alcohol en adictos

Dice que despertó de la pesadilla y todo recomenzó, porque consiguió ayuda aunque «llena de vergüenza porque había recaído», tras la crisis de la pandemia elevar el consumo de alcohol.

La recaída duró 4 semanas menos de lo que se levantó, pues «Diana», cuenta con apoyo varias veces a la semana y participa en los encuentros virtuales de alcohólicos anónimos. 

Asegura que lo que extraña es el contacto con las personas del grupo de ayuda, porque ahora estas reuniones son vitales para mantenerse alejada del alcohol.

Al mismo tiempo intenta crearse una rutina durante la pandemia, como hacer manualidades que la ayudan a distraerse, pero como cualquier adicción acecha su día a día.

Teme que la pandemia se alargue y que cualquier recaída pueda ser mortal, porque cada día sin beber es un logro para «Diana».

Justo ahora lleva más de 3 meses sin hacerlo, y espera que muchos pese a que el covid-19 ha elevado consumo de alcohol, puedan alejarse de este vicio.

Con información de www.dw.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad