cerebro atusaludenlinea

Los telómeros son unas estructuras que protegen a los cromosomas y que se acortan en cada división celular; se ha establecido una analogía que lo ilustra bien, son como los capuchones que cubren los extremos de los cordones de los zapatos. Al deteriorarse, se deshilacha. Algo similar sucede en las células.

Lea también: Las graves consecuencias de un golpe en los testículos

Cuando la longitud telomérica se acerca a cierto límite, la célula no puede replicarse más veces y entra en la muerte celular programada, para liberar al organismo de las células envejecidas.

«La COVID-19 aumentaría la necesidad de regenerar las células de los alveolos, acelerando el proceso de fibrosis pulmonar asociado a telómeros cortos», señalan expertos.

Foto: iStock.

El equipo que comenzó las investigaciones observó que el perfil de mortalidad y morbilidad del virus SARS-CoV-2 es diferente a otros virus, como el de la gripe común, afectando con mayor severidad a los mayores.

Por lo tanto, el envejecimiento y los mecanismos asociados a nivel celular podrían tener una relación. En concreto, se observó que uno de los efectos secundarios es la fibrosis pulmonar o renal, que indica un agotamiento en la capacidad de regeneración de los tejidos.

Los resultados demostraron que a menor longitud de los telómeros, mayor severidad de la enfermedad, algo que va parelelo a la edad. Además, los pacientes con pronóstico grave o agudo mostraban una mayor velocidad de acortamiento telomérico, comparados con los leves o moderados.

Foto: Foto: iStock.

Los expertos plantearon la posibilidad de utilizar la telomerasa, la enzima que se encarga de alargar los telómeros, y que en ratones ha demostrado reducir la severidad de la fibrosis pulmonar, como una terapia potencial tras la infección. Pero recordemos que en biología nada es lineal, y que tener telómeros más largos no tiene por qué ser necesariamente beneficioso. Se piensa que el acortamiento telomérico asociado al envejecimiento puede tener un efecto protector contra el cáncer.

El estudio encontró un aumento de 8,3 pares de bases por cada gramo de fibra consumido en cada 1.000 kcal de alimento. Los autores calculan que teniendo en cuenta que cada año cronológico se asocia con un acortamiento de 15,5 pares de bases, aumentar el consumo de fibra en 10 g por cada 1.000 kcal en la dieta podría ser equivalente a reducir en 5,4 años el envejecimiento biológico.

Con información de: Alimente

Comenta y se parte de nuestra comunidad