pocketing
Foto Referencial

La práctica del pocketing tiene muchos sus años, pero cada vez es más común. Se trata de la tendencia a ocultar que se tiene pareja a nivel social, lo que conlleva a no incluirla en los planes con amigos ni familiares, e incluso a no presentarla cuando se cruza algún conocido.

Si tal como lo lees, existes para esa persona cuando están juntos, pero siempre y cuando no haya ningún ojo observando, ya sea tanto a nivel físico como digital.  A pesar de que en secreto todo marcha bien y se llevan fenomenal, no conoces a nadie de su círculo social, no estás en ninguna de sus fotos en redes sociales y si se encuentran a alguien por la calle ni te presenta. ¿Por qué tu pareja hace como si fueras invisible?.

De ahí que se haya escogido el término pocketing o lo que es lo mismo poner algo en el bolsillo. Apareces y desapareces para tu pareja y para el mundo según su conveniencia. Ahora bien, ¿por qué te esconde? ¿Qué razones hay en su mente para no darte a conocer?.

Según palabras de Silvia Sanz, psicóloga y sexóloga especializada, «es una falta de compromiso y ganas que se manifiesta en no mostrar la relación al mundo».

Las profundidades del pocketing

Foto Referencial

Las razones que pueden llevar a tu pareja a ocultar que tienen una relación pueden ser muchas. Y entre ellas, no todas son negativas, aunque existan daños colaterales. Por ejemplo, tu pareja puede tener miedo a que la relación no funcione debido al recuerdo de relaciones pasadas. 

Prefiere que pases un tiempo prudencial en la sombra “por si acaso”, pues teme tanto asumir otro fracaso sentimental que prefiere protegerse. Esto no significa que no confíe en ti, sino que debido a todo lo vivido, a sus fantasmas del pasado, opta por avanzar de forma lenta, pero firme.

Muy ligado a la razón anterior, se encuentra el miedo a que le hagan daño. Ya no es que la relación de pareja no funcione, sino que teme a sufrir como en algún momento lo hizo otra persona, o puede darse el caso que no ha cerrado bien la relación con su ex y no quiere hacerle daño a la otra persona.

Así que, coloca ciertas barreras que impiden que la relación avance como el hecho de no presentarte a sus amigos y familiares, evita entregarse completamente y se comporta de forma fría frente a los demás. El problema de esto es que puede acabar por boicotear la relación casi sin darse cuenta, sobre todo, cuando cede el control de su vida al miedo.

Por ello, debes estar alerta, quizás tu pareja solo necesita un poco de comprensión y escucha de tu parte. También existe la posibilidad de que exista una gran diferencia entre cómo es con los demás y cómo es contigo.

Puede que tenga una vida muy diferente a como se muestra cuando pasan el tiempo juntos, que se avergüence de algún aspecto o que simplemente aparente ser quien no es por aprobación social.

El lado oscuro del pocketing

Foto Referencial

Ahora bien, el pocketing también tiene su lado oscuro y tiene que ver con la intención de no mostrarte como pareja con el objetivo de aparentar estar soltero/a y seguir disponible en el mercado, encontrar una “opción mejor” o simplemente estar contigo para evitar estar solo/a o no aburrirse.

Entonces, ¿qué puedes hacer al respecto? Hablar. No queda otra. Comunicarse sigue siendo uno de los mejores métodos en las relaciones de pareja. Sin embargo, antes de nada, debes plantearte hacia dónde quieres ir con la relación.

Si quieres continuar, lo más importante es abordar el tema de forma relajada y conciliadora para evitar que tu pareja se ponga a la defensiva. Puedes decirle que sientes curiosidad por saber los motivos por los que no te ha presentando a sus personas más allegadas y si tiene pensado que suceda tarde o temprano. 

Lea También: Diferencias entre el orgasmo femenino y masculino

Con Información de: Abc.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad