insulina y la fertilidad femenina
Foto Referencial

Cerca del 75% de las mujeres que presentan problemas de fertilidad, tienen también resistencia a la insulina y no lo saben. He aquí la importancia de un diagnóstico a tiempo.

Siempre comienzo aclarando que no soy médico, soy farmacéutico y desde que comencé a transitar este camino para lograr ser madre, me he preocupado por informarme muchísimo sobre todo lo relacionado con fertilidad. 

Y soy de las que considera que la asesoría experta del médico correcto es súper importante, nunca sustituyas asistir a un especialista por información de valor que puedas encontrar en la red, esos datos pueden funcionar como guía, para acompañarnos en este camino, darnos luces sobre hacia dónde debemos direccionar nuestros esfuerzos.

Siempre he estado alerta pues comprendo la importancia de funcionamiento correcto de todas mis hormonas y, en el caso de querer quedar embarazada, es valioso resaltar que no todo se trata de hormonas sexuales, sino que hay otras igual de importantes como es el caso de la insulina.

La resistencia a la insulina o insulinorresistencia se produce cuando hay una menor respuesta de los tejidos, en especial del hígado, músculo y tejido adiposo, a su acción.

Lamentablemente la resistencia constituye un gran impedimento al momento de buscar un embarazo. Se observa principalmente en mujeres que tienen antecedentes genéticos de esta condición o de diabetes, pero también en aquellas que presentan sobrepeso u obesidad, especialmente la de tipo abdominal.

Es importante señalar que los elevados niveles de insulina en la sangre son característicos de la resistencia, la que a su vez provoca el síndrome de ovarios poliquísticos, debido a que esta hormona en exceso produce una sobre estimulación sobre estos y los induce a que generen una mayor cantidad de andrógenos u hormonas masculinas, impidiendo así la ovulación, fecundación e implantación del embrión; ocasionando en muchos casos infertilidad o abortos en el primer trimestre del embarazo.

Debido a que hay un aumento en los niveles de andrógenos -hormonas como la testosterona-, se da como consecuencia la anovulación (ausencia de ovulación) en la mujer. Por esto, recalcaba que no se trata solo de hormonas sexuales, fíjate qué relevancia tiene este evento, sobre un proceso tan importante e indispensable como lo es la ovulación, para lograr un embarazo.

Además, la insulina elevada disminuye la formación de las proteínas que transportan a los andrógenos, “la globulina fijadora de hormonas sexuales”, provocando una mayor disponibilidad de estos. A su vez, existe una asociación con la pérdida recurrente de embarazos, ya que la insulinorresistencia puede producir un estado de hipercoagulabilidad, con alteración de la fibrinólisis y aumento de los niveles de citoquinas inflamatorias, mayor daño en el endotelio vascular -estrés oxidativo- y disminuir la expresión de proteínas de adhesión en el sitio de implantación.

¿A qué síntomas debemos estar alertas para poder detectar a tiempo este problema?

  • Obesidad o sobrepeso, principalmente con un incremento de la cintura abdominal (mayor a 88cm en el caso de las mujeres).
  • Sedentarismo, poca o nada de actividad física diaria.
  • Antecedentes familiares de Diabetes tipo II.
  • Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP).
  • Niveles de colesterol HDL (bueno) bajos (menores a 40 mg/dl), con triglicéridos elevados (250 mg/dl o más).
  • Hipertensión Arterial o antecedentes familiares de esta.
  • Engrosamiento de la piel, más oscura (hiperpigmentada) de aspecto sucio, alrededor del cuello y en los pliegues del cuerpo como axilas, codos, etc.; es un signo físico que puede ayudar a determinar si una persona tiene insulinorresistencia.

¿Qué recomiendo siempre, estés en esta posición o no?

Lo principal siempre será  un plan alimentario adecuado, junto con actividad física, un vez que tomes la decisión de buscar bebe siempre es lo primero que recomiendo, y a su vez estos hábitos saludables mejorarán  la acción de la insulina por sí misma.

De tener uno o varios de los síntomas de alerta por supuesto no dudes de ir a un endocrino para que te haga una evaluación e indique los exámenes adecuados.

Es importante saber que  la resistencia a la insulina es causada por un exceso de productos con alto contenido de azúcares, hidratos de carbonos simples o nutrientes de rápida absorción.

Al ser  estos alimentos tan procesados, liberan de manera muy veloz su contenido energético, generando que el cuerpo busque capturar toda este energía introduciéndola a las células para su uso lo que hace libere grandes cantidades de insulina para lograrlo.

Al existir una caída rápida de los nutrientes circulantes, ya que lo que ingerimos liberó el total de su energía de manera extremadamente rápida, el cuerpo debe de protegerse ante niveles tan elevados de insulina que subieron por la gran cantidad de energía, pero se debe de proteger de esta para no disminuir en exceso la glucosa en sangre y generar problemas.

insulina y la fertilidad femenina
Foto Referencial

Esto genera que los tejidos se vuelvan cada vez más resistentes a la insulina, agravando el problema, y si no se realiza actividad física de manera regular o se hacen cambios para llevar una dieta para resistencia a la insulina, el problema seguirá aumentado.

Quiero compartirte algunos tips que he hecho un hábito. A pesar de no tener esta condición, me parece que para lograr la meta lo mejor es prevenirlo.

  1. Llevar una dieta sana y equilibrada, basada en el consumo de hidratos de carbono complejos y con bajo índice glicémico. Por ejemplo, la mayoría de las veces hago mis arepas con batata, plátano, auyama, brócoli, calabacín o con yuca, en lugar de harina de maíz precocida.
  2. Reducir el consumo de azúcar refinada, jugos bebidas y productos de pastelería. En este caso, tomo mis jugos sin azúcar cuando lo hago; soy más de comer la fruta entera. Y no te diré que no me como un dulce de vez en cuando, porque sí lo hago, pero no es lo habitual, todo se trata de tener un equilibrio.
  3. Moderar el consumo de pan, arroz y pastas blancas. Si las vas a ingerir, que sea en pequeñas porciones. En casa, por ejemplo, no compro pan, dejo esto para caso esporádicos o si nos toca comer fuera de casa. En cuanto al arroz y pasta consumimos poco, utilizo opciones como papa, batata, plátano o yuca.
  4. Aumentar el consumo de agua. La hidratación es vital, te recomiendo siempre tener agua a la mano y así podrás garantizar su consumo. Yo en lo particular nunca salgo de casa sin agua.
  5. Incluir en la dieta las carnes magras, pollo, pescado, nueces y legumbres.
  6. Preferir aceite de oliva. Aunque evito bastante las frituras, cuando las consumo las hago en aceite de oliva, ojo es importante que no lo hagas un hábito déjalo para darte pequeño gustos.
  7. Respetar los horarios de alimentación. Es una de las cosas que más cuestan, y en mi caso no es la excepción, pues el mismo ajetreo diario en muchas ocasiones hace difícil no saltarme las horas, por ello recomiendo llevar alguna fruta o llevar tus comidas contigo.

A veces es muy difícil cambiar algunos hábitos. De manera que es mejor comenzar a intentarlo tan pronto como puedas, en lugar de esperar y que se complique aún más tu condición.

Es casi imposible tener una alimentación perfecta, y no hay problema en darte un gusto de vez en cuando. Pero trata de comer lo más saludable que puedas, antes del embarazo y durante este.

No te olvides de la variedad: comer muchas clases de alimentos saludables te ayuda a llevar una dieta equilibrada y evita que te aburras de tus comidas.

Hacer ejercicio es una muy buena manera de preparar el cuerpo para un embarazo saludable. Caminar, nadar, hacer yoga, bailar, andar en bicicleta y otros tipos de ejercicios moderado son los más recomendados. Si no estás haciendo ninguna actividad actualmente, pregunta a tu médico acerca de la mejor manera de empezar y qué tipo de ejercicio es el indicado para ti.

Quiero compartirte una receta de unas ricas arepas, sin harina procesada, inténtalo y poco a poco podrás tener hábito más saludables.

Arepa de auyama y avena.

Ingredientes:

  • 1 kilogramo de auyama
  • harina de avena 1 taza
  • 1 pizca de Sal al gusto

Preparación

Sancocha la auyama, pincha con un tenedor los trozos y comprueba que están suaves pero aún firmes. Retira del fuego, luego dejar refrescar un poco y retira la concha.

Truco: La consistencia de la auyama debe estar firme, para que el puré sea consistente y así la masa de la arepa sea adecuada.

Pasa los trozos de auyama por un colador para retirar el exceso de agua, una vez tengas el puré agrega la harina de avena y amasa.

Truco: Si notas que se pega mucho a tus manos la masa, agrégale un poco más de harina de avena, pero poco a poco. También puedes humedecer tus manos con un poco de aceite.

Haz tus arepas, la manera acostumbrada, una proporción razonable, sin excesos, pero tampoco que quedes insatisfecha.

Coloca en el budare o sartén un poquito de aceite, para evitar que las arepas de auyama se peguen. Para quienes no son venezolanos, el budare se parece a una plancha de metal, que se utiliza en Venezuela para cocinar arepas y cachapas. Luego, si deseas puedes pasarlas por el horno para que queden más tostaditas. Rellenas con la proteína que desees y listo para comer.

Recuerda que toda esta información de valor solo es una útil ayuda para brindarte apoyo, pero jamás remplazará asistir a tu consulta médica con el especialista que requieras.

Siempre será para mí un gran placer poder ayudarte recuerda que tengo disponible para ti mi libro, Mi Propósito Creando Vida, y mi contacto directo a través de mis redes sociales @mipropositocreandovida y @yuraimamedinave.

Comenta y se parte de nuestra comunidad